martes, 29 de julio de 2014

Múnich: el día a día por sus calles




Nos toca ahora Múnich, una ciudad también sorprendente al menos por las ideas previas que nos habíamos hecho. Otro lugar en Alemania lleno de buen ambiente, agradable ciudadanía, gente dispuesta a ayudarte y mucha mucha cerveza y ricas salchichas que se degustan con fricción en los numerosos y agradables biergarten que pueblan la ciudad. Arriba os mostramos uno de sus lugares más apacibles: Englischer Garten o jardín inglés, un regalo del príncipe elector Carlos Teodoro, quien no contaba con el apoyo de los bávaros y que dotó a esta ciudad con un jardín público para esparcimiento de los muniqueses y como no para los visitantes a este sugerente lugar. Múnich también nos sorprendió por su gran número de bicicletas, en nuestra opinión bastantes más que en Berlín. Una joya guarda también esta bella ciudad, el Lenbachhaus, sede de la obra del grupo de pintores conocidos como el Jinete Azul, dónde se puede disfrutar de la gran obra entre otros de  Kandinsky. 



 El espectáculo comienza en esta puerta la Karistor: en ésta se inicia la zona peatonal que nos lleva por el paseo de Neuhauser y la Kaufingerstrasse para desembocar en el corazón de la ciudad: Marienplatz. Se deben realizar paradas tan interesantes, en lo gastronómico y arquitectónico, como la visita a esta  fantástica cervecería de los Augustiner en el nº 27 
 Su entrada, muy animada
 ..un interior sorprendente y un estupendo patio que ya os mostramos en posts anteriores:

El ambiente y los edificios de esta zona no dejan de encandilar al viajero.
El premio la bella Marienplatz, que con su bello edificio neogótico te impacta y te anima a seguir.
Su famoso carillón llena la plaza a las 11, 12 y 17 horas cada día.
Esta impresionante plaza está llena de calles aledañas que esconden pequeñas joyas como los increíbles almacenes Dallmayr, que prestan su servicio desde 1700, como veis un lugar digno de una pequeña visita.


El mercado de alimentos, el Viktualienmarkt, es zona de compras de todo tipo y como ya os comenté una zona de encuentro para tomarse una rica cerveza y unas apetecibles salchichas, así como otros muchos productos.
Cómo este curioso puesto, donde se pueden adquirir los trajes típicos de los bávaros que se utilizan de forma habitual y que dan un toque de color a la ciudad.
Aunque como podemos comprobar existen importantes tiendas dedicadas en exclusiva a este tipo de indumentaria.



El casco histórico se prolonga por el Im Tal. En una pequeña calle encontramos el Bier-und Oktoberfestmuseum que recoge los grandes episodios de ingesta de cerveza que se celebran cada octubre. El recorrido culmina en  la Isartor que da paso al puente sobre el Isar el cual nos lleva a su particular isla de los Museos dónde podemos encontrar el Deutsches Museum, un peculiar museo de la ciencia y de la tecnología que ocupa 40.000 m2. y una torre observatorio de 64 m. de altura.


El Isar marca el limite oriental de la ciudad.
Los personajes curiosos pueblan la ciudad y en este caso nos dan la bienvenida a Hofbräuhaus, la más famosa fábrica de cerveza de Múnich. Fue creada en 1589 para atender las necesidades de la corte bávara y se abrió al público por primera vez a mediados del siglo XIX.

Como pudimos comprobar el edificio actual que data de finales del XIX, ofrece adornos con frescos en la bóveda, mostrándonos un auténtico retrato del Múnich más tradicional.

..incluidos sus personajes más peculiares que lucen con orgullo sus trajes tradicionales.
La otra gran artería de la ciudad la Maximilianstrasse, culmina en la Odeonsplatz donde encontramos la Residenz y la Opera , además de una amplia colección de interesantes y bellos edificios.


Me gustaría a partir de esta imagen, hacer una pequeña reflexión sobre un aspecto que nos ha llamado especialmente la atención en nuestra visita a algunas ciudades alemanas. Esto es la cuasi obsesión por colocar los baños en zonas insólitas: te los puedes encontrar en las zonas más subterráneas de los edificios, ya sean estos museos o aeropuertos, o bien estas escaleras a cuchillo para acceder a los baños dentro de la Residenz, no he podido por menos que pensar en el grave problema que deben tener los minusválidos en estas ciudades para acceder a estos imprescindibles lugares.

El Englischer Garten (Jardín Inglés), es más que un pulmón de la ciudad. En este lugar hemos encontrado imágenes sorprendentes: una zona donde los muniqueses practican con gran afición el surf en una pequeña ola en un canal, jovencitas que pasean en bañador por el parque o suben con este mismo atuendo al autobús.

... y como no, varios biergarten para apagar la sed y reposar en sus apacibles sombras o disfrutar con la peculiar forma de realizar las despedidas de solteras como la que vemos, donde la novia y las damas de honor te ofrecen pequeños productos para costear el evento.

....practicar la hípica
o disfrutar de fauna diversa. Se trata de un lugar interesante y curioso para disfrutar de un reposo en el viaje.

Es difícil encontrar mínimas huellas del nazismo en estas ciudades. Sin embargo, conseguimos llegar a la famosa cervecería dónde Adolf Hitler dio sus primeros pasos, en este salón pronunció sus primeras soflamas. No obstante, nos llamó la atención esta plaza, no lejos del centro de Múnch, dedicada al Nacionalsocialismo, bien es verdad que no hay ningún símbolo, salvo el monumento poco explicito, que recuerde este duro pasado, pero al menos encontramos algún vestigio.


Fotos JV y Eugenia
JV

Publicar un comentario