viernes, 17 de septiembre de 2010

Textos y actividades Tema 1 -Antiguo Régimen y la Ilustración-



Con este primer post quiero en primer lugar daros la bienvenida y animaros a trabajar una asignatura que seguro os ayudará a formaros para los retos que os esperan en los próximos años. La mejor manera de comenzar es definir que supone el conocimiento de la historia y su clara aplicación práctica para entender el mundo actual. Este texto de Fernand Braudel, es para mi un buen ejemplo de lo que supone el trabajo histórico y su funcionalidad para el conocimiento de la realidad cotidiana:

"El historiador agrega así a su tarea una nueva dificultad: los otros trabajan sobre lo que está vivo, sobre lo que se ve, sobre lo que puede medirse; el historiador trabaja, en cambio, sobre lo que ya no existe y ahí, aun cuando le falten los datos, es la totalidad de la vida social lo que él trata de recomponer sin tener a su disposición, sin embargo, ni el objeto ni el espejo; el primero, que ya no existe, y el segundo, que no pertenece a este mundo.

De esta comparación podríamos deducir las dificultades características de nuestro propio oficio, pero ¿quién no las conoce ya? ¿No serían las ciencias apenas una continua demostración de la incertidumbre del saber? No obstante, una doble verificación atenúa un poco este panorama aparentemente sombrío. ¿Es que acaso la vida social de hoy no tendría con la vida de las sociedades ya desaparecidas múltiples puntos de semejanza, de tal modo que el presente pudiera ofrecérsenos como un laboratorio? Es decir, e invirtiendo los términos habituales, ¿no podríamos decir que la luz del presente ilumina para nosotros el pasado?"

Os sugiero el análisis de imágenes que van a ser importante para comprender las transformaciones en los ciclos económicos y en consecuencia demográficos que van a explicar los cambios que se producen en este momento histórico:


La imagen se puede ampliar


A continuación con propongo dos textos de Adam Smith que os pueden ayudar a comprender el liberalismo económico que veremos al final del tema:

"No esperamos nuestra cena de la benevolencia del carnicero, el cervecero o el panadero, sino del cuidado que pongan en sus propios intereses. No apelamos a su humanidad sino a su egoísmo y nunca les hablamos de nuestras necesidades sino de sus beneficios". 

"En consecuencia, la nación estará mejor o peor provista de todo lo necesario y cómodo que es capaz de conseguir según la proporción mayor o menor que ese producto, o lo que con él se compra, guarde con respecto al número de personas que lo consumen. En toda nación, esa proporción depende de dos circunstancias distintas; primero, de la habilidad, destreza y juicio con que habitualmente se realiza el trabajo; y segundo, de la proporción entre el número de los que están empleados en un trabajo útil y los que no lo están"


 
Publicar un comentario