lunes, 21 de julio de 2014

Prosit Alemania, comiendo en Berlin y Múnich, un placer carnívoro.


Este post lo iniciamos brindando con vosotros, aquellos que os acercáis a nuestro blog, para mostrarnos parte de nuestro viaje a Alemania.  Ha habido museos y muchos, y piedras y muchas, también verde como os mostraremos pero hemos querido empezar este periplo por la comida y como no, la cerveza que forma parte intrínseca de la sociedad alemana que nosotros hemos tenido la oportunidad de conocer. Una sociedad que nos ha sorprendido, nada de germánicos y si mucho de agradables, marchosos y con un ambiente realmente encantador. El trato ha sido exquisito, no sólo en nuestros amigos sino en toda la gente en la calle, a la menor duda tienes a dos personas queriendo ayudarte, son pacientes con el foráneo y comparten banco en los Biergarten sin ningún recato. Nos han gustado y su potente cocina también. Aquí os mostramos algunos ejemplos:
Muy cerca de nuestra acogedora residencia en Berlin (Rafa y Mercedes gracias), se encontraba uno de los más antiguos restaurantes de Berlin, con más de cien años a sus espaldas, se trata de Xantener Eck, un lugar de comida tradicional alemana y mejor ambiente. Allí degustamos esta espléndida sopa de pfifferlinge, unas curiosas setas aflautadas que luego veréis en algunas imágenes del mercado....
....y Eugenia se atrevió con este suculento codillo en salsa de cerveza, todo bien acompañado de las ineludibles kartoffel que todo lo pueblan.
Este magnífico plato resumen de la cocina berlinesa, del que no cogí el nombre por largo y muy alemán, se puede degustar en el que dicen es el restaurante más antiguo de Berlin: NÖ! en Glinkastrasse, 23, os dejo su teléfono 2010871 y su web www.cafe.noe.de, se debe reservar. Todo un placer como podéis anticipar viendo su página.

Y todo esto sale de unos fantásticos mercados como éste de Múnich, el Viktualienmarkt, el mercado de alimentos iniciado en 1807. Es uno de los lugares más populares  y frecuentados de la ciudad, además de comprar tiene un Biergarten estupendo.
Fruta fresca, los populares pfifferlinge y todo tipo de productos en unas paradas llenas de color y calidad.

También otros productos curiosos con diferentes utilidades, en una ambiente sugerente y digno de un agradable paseo.


En los curiosos y peculiares Höfe, patios, encontramos tiendas impresionantes como la tienda de delicatessen Dallmayr en Múnich que os dejara perplejos, en una calle lateral de Marienplatz. Como véis el surtido de salchichas las famosas Frankfurter Würstel, las Weisswürtel y las Bockwürstel, siempre regadas con buena cerveza y la famosa guarnición de col agria o Sauerkraut.

Os comentaba que en el Viktualienmarkt además de comprar se riega todo con cerveza y se degustan las estupendas salchichas en biergarten que tenéis en la foto inferior.
Por último, en sus monásticas cervecerías llenas de bellos patios interiores (höfes), como este de Augustiner Grobgaststätte en Neuchauser Strasse, 27 München, podéis encontrar estas delicias:
Un supuesto queso de carne el LeberKaese, potente 

...o este Allgäuer Alm Platter, que combina maíz, en un formato curioso, cebollitas crujientes, los queridos pfifferlinge, unas ricas albóndigas de carne agridulce y un peculiar ravioli relleno de carne, una maravilla.
Terminamos con BraumeistGulasch en brewer style que como veis al tradicional gulasch une una bolitas mezcla de patatas aderezadas con perejil y otros condimentos.
En definitiva, este viaje además de grandes ciudades y monumentos únicos es también un placer para el paladar y para el resto de los sentidos.

Fotos JV y Eugenia
JV

Publicar un comentario