martes, 13 de octubre de 2015

Úbeda: un paseo por el renacimiento peninsular


Empezamos nuestra pequeña visita por Úbeda, otra de las joyas del renacimiento peninsular, en la Plaza Vázquez de Molina y con el imponente palacio que le da nombre.
En su otro extremo y junto al actual Parador de Turismo (antiguo palacio del Dean Ortega, primer capellán de S. Salvador), observamos la espléndida Sacra Capilla del Salvador, se trata de un monumento funerario de Francisco de los Cobos, secretario de Carlos V, de claro carácter renacentista que mezcla esas dos ideas de nuestro peculiar inicio de la Edad Moderna: con dos fuerzas contrapuestas las decoraciones de temas alegóricos y de tradición profana con temas tan cristianos como la transfiguración, que suponen para los creyentes la victoria sobre la muerte a través de la resurrección. Esta complejidad entre las teorías erasmistas, que llegaron con Carlos V y las que acabarían imponiéndose tras el proceso de Valladolid que tan bien nos trasladó Miguel Delibes en El Hereje. En esta capilla participaron Diego de Siloé y Andres de Vandelvira claros representantes de las nuevas corrientes arquitectónicas en la Península.
 Su portada mezcla la Transfiguración en el Monte Tabor en el panel superior, con luchas de centauros en la cornisa y ninfas coronadas por putis sujetando la cartela sobre el arco. Son un claro ejemplo de esta ósmosis entre tradición católica y pensamiento reformado que confluyen en estos primeros momento de  consolidación del Imperio Hispánico.
 La cúpula del interior tiene una traza claramente italiana pero con una profusa decoración que nos habla de la influencia borgoñona en la ostentosa factura.
 El impresionante retablo en madera es obra de Alonso de Berruguete y reitera el tema de la Transfiguración con elementos decorativos ya muy manieristas que preludian el barroco más recargado
La puerta que da acceso a la sacristía es uno de los elementos clave del edificio. Realizada en esquina, como una de las soluciones arquitectónicas más atrevidas y bellas de Vandelvira. Se dice que representa la Puerta del Edén. Dentro del campo de la estereotomía, la solución de puerta en esviaje de esquina y rincón demuestra el alto grado de conocimiento arquitectónico por parte de Vandelvira.
 En lugar de columnas, hay cariátides con cestos de flores en la cabeza, que sostienen un doble entablamento separado por grutescos, sobre el cual, bajo dosel de piedra, está la Virgen de la Paz proclamando la concordia entre el poder y el pueblo (idea claramente moderna que los recuerda las tesis de Maquivelo sobre el poder del Príncipe), personificados por un emperador y un siervo que se arrodillan a su lado, completándose la decoración con dos putis(otra alusión a ese ideal de la modernidad). 
 En el interior podemos observar como Esteban Jamete culminó una auténtica obra cumbre del Renacimiento en España, con decoración escultórica que muestra vicios y virtudes. La modernidad como corriente vertebradora de los nuevos tiempos que intentarón implementar los consejeros de Carlos V, quedó fustrada por la imposición dogmática de Trento, con la asunción de un rigorismo que acabará por cercenar las tesis más avanzadas con una vuelta a la oscuridad más alienadora.
 Está decorada con toda clase de figuras, bustos y alegorías corpóreas. El entablamento está sostenido por cariátides que, a su vez, descansan en cabezas humanas. Las figuras que están en las enjutas de los arcos son las Sibilas.
Como vemos todo un lujo que nos permite observar una tipología artística poco frecuente en nuestro país.
 De este templo también destacan sus volúmenes exteriores y su emplazamiento en la villa...
 Que nos permiten divisar estos ingentes campos de olivos que culminan con la Sierra Mágina que cierran el paisaje de esta ciudad única.

 Otra zona emblemática de Úbeda es su plaza del 1º de Mayo, donde encontramos esta logia que es la entrada a las Antiguas Casas Consistoriales...
...o la peculiar iglesia de San Pablo con una cronología que abarca del siglo XIII-XVIII. Continuidad arquitectónica que podemos observar en las imágenes y donde lo medieval se mezcla con las fuentes, que abren ya a partir del XVI grandes espacios urbanos como él que representa está plaza.


 La zona más antigua de la ciudad está en esta Puerta de Granada, que recibe este nombre porqué, según cuentan las crónicas, por ella salieron los Reyes Católicos para la conquista definitiva del reino nazarí 
 Y concluimos nuestro paseo en el Hospital de Santiago, convertido en un gran espacio cultural que alberga conciertos en su iglesia barroca y cuyas dependencias son hoy refugio de exposiciones de arte:

Destaca en este edificio su tiro de escalera barroca rematado con esta bóveda, donde llaman la atención que las "verdades teologales" hayan sido sustituidas por santas curiosamente representadas y que decoran sus arcos de medio punto sobre las ventas con todos los reyes peninsulares incluyendo una cronología muy abierta que va desde Alfonso X el Sabio a Carlos II, pasando por Los Reyes Católicos, Carlos V y Felipe II. Es sin lugar a dudas una llamativa imaginería que queríamos destacar.

En conclusión un recomendable paseo para disfrutar del arte y de una bella ciudad.
Fotos JV y Eugenia
JV
Publicar un comentario