lunes, 28 de marzo de 2016

Un paseo por Viena, algunos detalles para disfrutar

 En el Ring, el anillo de la burguesía vienesa, encontramos el Rathausplatz (Plaza del Ayuntamiento). Un edificio neogótico que tiene su encanto y dónde en Navidad se coloca uno de los grandes mercados navideños de la ciudad.
 Los neos están presentes en toda la arquitectura y el urbanismo vienes, aquí tenemos una eclosión neoclásica, el parlamento. Construido como un gran templo clásico cuenta con esta fastuosa fuente coronada con Palas Atenea, en versión crisolefantina, todo un deleite para los amantes de los déjà vu.
 Justo en frente se alza el complejo del Hofburg, el conjunto de edificios que conforman el palacio imperial. En la imagen Francisco I a caballo da paso a la gran biblioteca que él mismo promovió.
 Y como no la gran entrada al palacio presidido por esa gran cúpula y por la águilas bicéfalas que nos remiten a pasados imperiales de recuerdos ambivalentes.
 En el centro de la ciudad, en el Graben aparece la Columna de la Peste (1693) erigida por Leopoldo I para agradecer el fin de la epidemia, que causó 75.000 víctimas.
 En el detalle la Fé, que implora la ayuda de Dios con la cruz latina, y un querubín que, con un dardo de fuego, derrota a la peste, representada en una anciana de aspecto malvado.
 En la confluencia entre Pestsäule y Kärtner Strasse (artería comercial) se alza este edificio modernista con símbolos de la penosa cultura culinaria del fast food, al lado de la casa dónde Mozart compuso las bodas de Fígaro, paradojas de la historia (la bella y la bestia). También observamos el curioso tejado de San Esteban y el campario de aguja de 137 metros que los vieneses conocen con el apelativo de Steffl, Estebancito.
 Viena no sería tal sin su café Sacher. Un precioso lugar lleno de sabor y dónde se puede degustar su famosa tarta y su tés y licores. Una fructífera parada en el camino.

 Otro símbolo de Viena la iglesia de San Carlos Borromeo, todo un alarde constructivo.
 
 Los tranvias que recorren la ciudad y en particular el Ring, dan un sabor decimononico a esta bella ciudad, dónde se alzan majestuosos edificios...
 ......como este palacio de la Opera vienesa
 Este grandioso interior de la Prunksaal, el atrio barroco de la Biblioteca Nacional (1723-1726)
 ..que guarda en su interior 200.000 vólumenes procedentes de diferentes colecciones imperiales
 Bajo esta grandiosa cúpula con frescos de Daniel Gran, está una de las más amplias colecciones de escritos de Martín Lutero. Paradojas de la historia el conflicto Imperio-Papado y la Contrareforma dando cabida a un hereje, ¡¡que cosas¡¡.

 En la imagen Francisco I, como gran valedor de las letras. El poder ilustrado siempre un mal aunque documentado, no sería un mal ejemplo para nuestros actuales iletrados dirigentes.
 No podía faltar el Schönbrunn, el palacio de verano, con San Esteban al fondo. Un palacio con pocos atractivos pero con magníficas vistas.

Viena es también la Secessión ese movimiento hermano del Modernismo y del Art Nouveau que llenó la ciudad de espectaculares y singulares edificios. En esta imagen, el museo de la Secessión, diseñado por Otto Olbrich y que guarda entre sus tesoros el friso de Beethoven de Gustav Klimt.
 También la Majolica House de Otto Wagner, el gran maestro de la Secessión que está al lado otra de Loss, todo un recital burgues en barrios que hoy albergan curiosos mercados al aire libre.

 Reto cumplido, interior de la Majolica que hoy no es lo que fue.


 El paseo por la Secessión termina en la Stadtbahn de Karlsplastz, estación de metro, hoy en uso. Obra de Otto Wargner 1898-99
 Esta ciudad es también el recuerdo de esas fantásticas películas de espías de los años 60, como el Tercer Hombre. En ellas, el Prater de Viena es un símbolo ineludible y aquí estamos en este peculiar parque de atracciones con su noria...
 ....que hoy además de agradables recuerdos cinematográficos, sirve para cenas románticas y para observar unas estupendas vistas de la ciudad:



Acabamos nuestro paseo en Am Hof, una de las muchas plazas de Viena famosas por sus mercadillos dónde se puede adquirir de casi todo. Lugares que dan sabor y encanto a esta ciudad.
Fotos JV y Eugenia
JV
Publicar un comentario