domingo, 13 de marzo de 2011

Lorca: un joya murciana

El Castillo de Lorca, conocido como "La fortaleza del Sol"

Debo comenzar este post agradeciendo la amabilidad y tremenda cordialidad de las gentes de Lorca, he de decir que es su mejor tesoro: personas amables, cordiales que indican al visitante, con cariño y premura,  cualquier duda o solicitud que este les haga. Su afabilidad es realmente llamativa y en mi caso me hicieron desterrar por siempre alguna duda, que mi condición de historiador y algún incidente antiguo me hacían albergar sobre una tierra que es bella, esplendida en riquezas de todo tipo y con unas gentes díficiles de olvidar por el cariño y disponibilidad demostrados. No quiero olvidarme de su comida y de uno de sus múltiples y magníficos restaurantes, El Camino, dónde tuvimos la oportunidad de degustar un cena difícil de olvidar.
De día la fortaleza muestra toda la fuerza de esta alcazaba islámica que fue tomada por Alfonso X en 1244 y tuvo tanta importancia en el devenir estratégico entre Castilla y Aragón.

Vista nocturna y diurna de la fachada del Palacio de Guevara


Plaza mayor, con el Colegio Madre de Dios al fondo

Lateral de la Colegiata de San Patricio(Patrón de Irlanda)

José Vallés, realizó la fachada barroca de San Patricio, con líneas clásicas e influencia jesuíticas


Interior de San Patricio, que debe su abvocación al recuerdo de la comemoración de la victoria alcanzada en la Batalla de los Alporchones, librada por los de Lorca contra los musulmanes en 1452. Tiene un cierto sabor renancentista y es obra de Jerónimo Quijano, maestro de obras del Obispado de Cartagena. Su construcción se debe a una iniciativa política del Concejo de Lorca, que perseguían con la erección de esta colegiata la rehabilitación del obispado eliocratense, separandose así del de Cartagena.
Antigua casa del Corregidor, en la plaza del Caño

La ciudad cuenta con hijos ilustres como el guitarrista Narciso Yepes y el famaso geográfo Horacio Capel, que sin ser lorquino de nacimiento, tuvo una gran relación con la villa y hoy el Huerto Ruano guarda su biblioteca privada con más de 25.000 vólumenes.

La calle de la Cava (que recuerda al antiguo foso de la muralla) desemboca en el porche de San Antonio, también conocido como de San Gines, muestra los restos de los que fue la muralla del siglo XIV

El porche de San Antonio, muestra una puerta en codo, de orígen musulmán, con arco apuntado de sillería

Los restos de muralla, son realmente magníficos y muestras las diferentes tipologias de aparejo con su evolución desde el llamado "hormigón almohade" a el más regular paramento cristiano

Lorca tiene sobre todo un sabor particular en sus calles y rincones que os muestro en estas fotos:
La logía del Ayuntamiento con el Castillo al fondo dan una muestra de la gran belleza del lugar.

El Huerto Ruano nos trae a Lorca, el sabor de Edimburo y de las nuevas tendencias artísitcas de Europa que Raimundo Ruano trajo a su Lorca natal, con edificio que muestra las corrientes arquitectónicas de finales del XIX y comienzos del XX.

Fue aquí donde tuvimos la suerte de saborear la tremenda cordialidad de los lorquinos, que ya intuímos el día anterior, la diligente responsable del lugar nos mostró todas sus salas e incluso nos mostro el magnífico estudio que sobre el edificio aparece en la revista CLAVIS, nº 6 año 2010, que edita el Archivo Municipal de Lorca, dónde Eduardo Sánchez nos atendio con mucho cariño y nos obsequió con varios números de esta magnífica revista que recoge diferentes trabajos sobre la localidad.
Fotos @JV y Eugenia (todas son ampliables)
JV
Publicar un comentario en la entrada