martes, 10 de enero de 2012

¿Por qué no pescado?

En Pedraza, sus hornos son testigos de que es tierra de grandes asados, hechos con mimo y tiempo. No descubrimos nada nuevo, aunque si os invitamos a disfrutar de ellos, en un marco incomparable 

 ..pero sus fogones esconden otras sorpresas, no menos conocidas: sólo la visión de estos judiones de la Granja invitan a un deleite tranquilo y sosegado que deberemos compensar con un paseo por sus murallas
 pero el hallazgo inolvidable lo constituye esta dorada con incrustaciones de ahumados con decoración de su propia piel tostada sobre un lecho de salmorejo, sencillamente sublime.
Aquí los culpables, el muy recomendable restaurante la Olma, donde un magnífico ambiente en un cuidado edificio se complementa con un servicio realmente admirable. Seguro que no os defraudará.
Publicar un comentario