jueves, 28 de junio de 2012

Un curso que se va, un reto que vuelve


Despedir un curso siempre resulta complejo, debemos decir adiós a ricas experiencias y a alumnos que inician nuevos retos en otros ámbitos, pero el mayor consuelo, es que este final es el inicio de una nueva aventura: otros vendrán y con ellos emprenderemos una nueva etapa de nuestro viaje docente.

Este año lleno de sin sabores, de insidias, de trabas y de incomprensión de los problemas que nos atañen, por políticos que viven y medran de lo público, pero que lo atacan sin que entendamos bien por que, funcionarios como nosotros, bueno con sueldos escandalosos, con viajes pagados por nuestro riñón en primera, que utilizan prebendas y lujos que pagamos todos. Éstos nos explican sin criterio que en aulas con 30 alumnos atenderemos mejor la diversidad, también nos dicen que debemos mantener instituciones sin fundamento político como el Senado pero debemos suprimir aulas de enlace, bachilleratos “poco demandados, no realizar trabajos vacuos, en su opinión, como las extraescolares o atender a 60 alumnos con un profesor de guardia y esto por que gastaron nuestro dinero en carreteras ilegales que no utiliza nadie o en proyectos faraónicos: ayuntamientos en palacios, llenos de bancadas vacías fruto del absentismo político, que no se castiga sino que se premia con puestos en consejos de administración de las otrora cajas saneadas hasta su llegada.

Sí, tenemos dinero para explicar nuestra cultura en idiomas extranjeros, pero no para programar las películas en versión original con subtítulos, con lo que solucionaríamos dos problemas, los malos resultados en el idioma de la pérfida Albión y una mejora substancial en las horas de lectura. Son cosas de políticos que atacan el bilingüismo en zonas del país y fomentan culturas ajenas en otras partes del mismo atacando un idioma universal como es el castellano y además se llaman patriotas, ¡¡que cosas¡¡.

Así las cosas, el nuevo reto será volver a los años 70 con aulas de 40 alumnos donde vuestro esfuerzo deberá acrecentarse aún más, donde un año más tendremos que luchar por defender las evidencias que hablan que es mejor un sistema donde se valora el mérito y el esfuerzo y no el talonario de los progenitores, donde los profesores son los mejores en sus oposiciones y no amigos o familiares del director que los elije por el criterio científico de ser amigo de.

Seguiremos tirando de voluntad y ganas con la absoluta convicción de que todo el mundo es capaz, sólo que unos necesitan más esfuerzo y más ayuda, pero la tendréis pese a quien pese, aunque tengamos que dar las clases con los abrigos y sin medios que nuestros dirigentes se reservan para formar camareros y croupiers en proyectos donde prima el beneficio aunque debamos morir bajo el “humo” del negocio.

Nuestro jardín, el de tod@s y para tod@s seguirá dando las mejores flores como cada año, los datos reales son tozudos y los “pobres” de la pública superamos con honestidad y criterio a los que no entienden que la educación rinde beneficios intangibles como que un niño “sin posibilidades” llegue a lo más alto con costoso programas llenos de dignidad y atención a la diversidad que crean ciudadanos que tienen opinión aunque esta no sea la mayoritaria. La Historia nos enseña que los diferentes y los que proponían utopías cambiaron el mundo.

Ánimo vosotros sois futuro, sois mañana, sois verdad frente a la mentira especulativa que busca la trampa y el engaño, la doble moral y la falacia del beneficio pecuniario que no es real sino “su” quimera. ¿Quién mantendrá a los que no pueden?, pues este es el gran beneficio de lo público la solidaridad y el pensar en colectivo abandonando el egoísmo individual que nos quieren imponer, nosotros somos más y la razón siempre se impone a la ignorancia, aquí reside el sentido revolucionario de la educación



JV
Publicar un comentario