lunes, 23 de junio de 2014

Montségur: El Pog de los faydits (El Peñón de los proscritos). El catarismo y su trágico final.



El Pog de Montségur es un enclave que se encuentra a 1207 metros de altitud y domina el llamado País de los Olmos. A comienzos del siglo XIII la comunidad cátara de Languedoc pide a Raymond de Péreille rehabilitar el castillo y preparar la defensa para el ataque de los Cruzados. Montségur se convierte en sede de la iglesia cátara y refugio de los proscritos (faydits), aquellos señores que habían sido desposeídos de sus tierras. De esta forma al castillo, que sirve de defensa, queda adosado un castrum, pueblo cátaro colgado en la falda del pog. En este lugar llegaron a vivir 600 personas.
 El entorno resulta espléndido, bosques de olmos, pinos y otras especies reconfortan la mirada. Los Pirineos marcan esta tierra de Oc llena de belleza e historia.


 La fortaleza domina este paisaje lleno de una amplitud cromática que completa un entorno lleno de posibilidades.


Eso sí, la subida es para aficionados a las piedras. Aunque el esfuerzo se ve ampliamente recompensado:




Poco a poco la mole del Castillo se va aproximando:
 Y como todo, con esfuerzo y voluntad, se consigue

 Los restos son importantes y llegar aquí supone haber cumplido un sueño, tantas veces recordado.La primera vez cuando leí, la historia del fin del mundo de Vargas Llosa que años después me recordó los sucesos del Prat de Quemands.  


Para ser conscientes de los que Montségur supone, nos tenemos que remontar a 1208, fecha del asesinato, cerca de Arles, de Pierre de Castelnau, legado pontificio. El papa Inocencio III desencadena entonces una cruzada contra los herejes. Esta cruzada se desarrolla en dos períodos, que se conocen bajo el nombre de la guerra contra los Albigenses. Con la masacre de Béziers (20.000 victimas) se inicia en 1209 un serie de trágicos acontecimiento que se alargan durante 30 años y que llenaran de sangre y fuego una parte importante de la Occitania.
En la noche del 28 de mayo de 1242, once inquisidores a su paso por Avignonet son asesinados por un comando de faydits llegado especialmente de Montségur. Esto llevará al final de la iglesia cátara y de este lugar. El Rey manda a Hugues des Arcy, un asedio contra Montségur, este durará 10 meses. El primero de marzo de 1244 fracasa un intento de salida de los asediados y el 2 de marzo tiene lugar la rendición de la plaza. Se acuerda una tregua de 15 días al cabo de la cual los cátaros tendrán que elegir entre abjurar de su fe o morir en la hoguera.
 En este lugar que hoy nos recuerda un estala, conocido como el Prat de los Quemads, fueron quemados el 16 de Marzo de 1244 más de 220 cátaros. Así terminó, una guerra pero empezó una historia llena de lecturas esotéricas y científicas que aún hoy llaman la atención del viajero. 
Si os preguntáis que fue el Catarismo, os daré una de las muchas lecturas que hoy conocemos. Fue una religión dualista que habría llegado de Asia Menor en el siglo X. Su filosofía se apoya en la permanente oposición entre el Bien y el Mal: el Mal sería el mundo material, mientras el Bien sería por el contrario él de la espiritualidad. De ahí que los Perfectos y las Perfectas observarán una estricta regla basada en la abstinencia sexual y una vida de pobreza.
En contraste con la iglesia católica, que en su mayoría vivía instalada en la riqueza (recordar las escenas y el libro del Nombre de la Rosa), la iglesia cátara, al igual que algunos grupos dentro de la iglesia como los fratichelli, donatistas, pregonan la pobreza y la vida ascética. Tenían, los cátaros, sus propios sacramentos, entre ellos el consalamentum, que a las puertas de la muerte, convierte en cátaro al que lo recibe. 
Se ha escrito mucho sobre este grupo y algunos historiadores han querido ver en otros grupos su continuidad, pero lo que parece más plausible es que la tragedia de Montségur significó la desaparición del catarismo.

Publicar un comentario