viernes, 9 de julio de 2010

Stefan Zweig, "Novela de ajedrez", un tarde disfrutando de la lectura


No siempre la luz nos ilumina
Estamos ante un ejemplo de que lo menos importante es el tamaño, este libro en cien páginas demuestra que lo bueno y breve dos veces bueno. Demuestra además fehacientemente que la pasión y la cicuta de a poquito.
Yo lo resumiría en un párrafo:
Realmente el ajedrez puede llegar a ser así de apasionante y destructivo, lo peor es que muchas veces los castigos de algunos placeres son terribles. Quizás lo mejor sea vegetar, ya que la mente puede ser nuestro gran enemigo, a veces ponemos tanto amor por engrandecerla que nos cuesta perderla.
Espero que la disfrustéis como yo.

Foto JV.
Publicar un comentario