miércoles, 27 de febrero de 2013

En las mareas, por que necesitamos que nuestro país reaccione de una vez

 Quiero recordar hoy, que el sábado anduvimos por las calles de Madrid de forma pacífica y totalmente civilizada reivindicando nuestros derechos, que están siendo vilipendiados y socavados por patriotas que hacen país llenando los bancos suizos al dictado de un neo liberalismo privatizador. Esté se ha demostrado incapaz de sacar a nuestro país del abismo en que este proyecto político y económico nos ha metido.
Como dijo un grande de la historia mundial, siguen siendo malos estos tiempos en los que hay que seguir luchando por defender las evidencias y algunos, que somos de natural cansinos, seguimos y seguiremos defendiendo que otro mundo y otro tipo de relaciones socio-económicas son posibles.
 Para ello seguimos buscando, pero la defensa de lo público y del servicio a los demás vive tiempos difíciles.
 Pasa que como andamos muy obcecados con idiomas en decadencia y enseñando nuestra cultura en lenguas que no son las de Cervantes, pues nos ocurre que hay palabras que no terminamos de asimilar y que para algunos suenan a música celestial, aunque hay que decir que por esos lares ya las han entendido, ha costado unos siglos pero las han entendido y serían un buen camino a explorar por aficionados a inventar un nuevo derecho laboral que engañan sin pudor pensando que los ciudadanos españoles sencillamente somos imbéciles,   
 es por ésto que algunos con criterio conminan a nuestro excelso presidente a que a pesar de que el mundo no será igual sin él, se atreva a asumir sus responsabilidades y disfrute de una "sobre" jubilación dorada en esas cumbres de los Alpes que tanto gustan a nuestros grandes prohombres. Además con el color blanco de la nieve se podría enjuagar esa ingente cantidad de dinero negro que fluye por nuestras finanzas y que nuestros ministros de hacienda no consiguen controlar. Este sería un magnífico lugar, el Ministerio de Hacienda, para promover la excelencia en el trabajo y no en feudos donde aún se separa a niños y niñas en pro de su mejor formación.
 Sin lugar a dudas, una buena síntesis de la realidad de nuestro país, que afea nuestra gran marca España.
La fiesta cívica de las mareas fue una bella marcha multicolor donde amigos de todas las edades disfrutamos de una tarde fría pero de gran calor humano, demostrando una vez más que juntos ¡¡si se puede¡¡.

Fotos Vicente Camarasa
JV
Publicar un comentario