domingo, 3 de octubre de 2010

Claroscuros: un contraste entre Venecia, Padua y Sirmione

En los viajes hay imágenes que son díficiles de olvidar. Yo tengo debilidad por los atardeceres y por las fotos nocturnas. Son momentos especiales en los que se suele reflexionar sobre el sentido del viaje. Éste aunque algunas veces pretende ser sólo de conocimiento y avance en tu quehacer vital, muchas veces se convierte en un espectáculo de los sentidos que pretendemos captar en una imagen. Bien es verdad que no siempre se consigue, es necesario vivir el momento para saber que connotaciones tiene para ti esa instantánea, pese a todo quiero compartir con vosotros algunos de esos momentos. Hoy la tecnología y mi conexión a Internet me han ayudado poco pero al menos aquí tenéis una muestra que ampliaremos:
Prado del Valle a contraluz




Venecia tiene una luz especial a cualquier hora

Su noche es mágica

Un rojizo atardecer en Sirminone, donde el lago sirve de espejo
Sus puestas de luz y su castillo al anocher:



Continuara...............
Fotos JV y Eugenia
JV 

Publicar un comentario