miércoles, 7 de septiembre de 2011

En las carreteras cubanas: pasado y presente en los medios de transporte

Uno de los elementos más significativos y peculiares de Cuba, son los coches antiguos que aún pueblan sus calles y carreteras. También las peculiares formas de transporte que la necesidad pero también el ingenio y el buen hacer de los cubanos han permitido la conservación de auténticas piezas de museo. Esta realidad cubana pone también de manifiesto la capacidad de adaptación de los seres humanos ante las carencias que puedan presentarse y este post pretende ser muestra y tributo de un esfuerzo colectivo que como en otras circunstancias de crisis genera arte. Como indica nuestro refranero, se trata de hacer de la necesidad virtud.
 Las carreteras muestran carencias importantes y ésta, la autovía que une la capital con el Valle de Viñales, es la única del país. Tiene sus peculiaridades como son: una conservación mejorable y las juntas de los puentes y pasos a diferentes niveles que obligan a fuertes cambios de ritmo en la conducción, además de una señalización, digamos que peculiar. 
 La ocupación de vehículos es intensiva debido en muchos casos a que "hacer botella" es casi una tradición en la carreteras cubanas. 
Los transportes públicos son una evidencia de que aún queda trabajo por hacer:


 Como vemos en estas imágenes de Pinar del Río los "boteros", auténticos dinosaurios de la carretera, se dan la mano con los incombustibles ladas y los nuevos coches chinos.

 Pasado, presente y alguna respuesta imaginativa de influencia oriental

 En la Habana se dan la mano diferentes formas de transporte en una dinámica circulatoria bastante organizada. Las matrículas cubanas tienen un preciso código de color: la amarilla corresponde a coches privados; la azul coches del Estado; la verde: ejército y cuerpos de seguridad; negra extranjeros con negocios en Cuba y la roja: coches diplomáticos.

 El sabor retro de muchos y flamantes coches antiguos se dan la mano con el famoso Cocotaxi habanero, toda una muestra de imaginación que da sabor y color a la ciudad

 Los transportes en calles y carreteras también nos trasladan a imágenes de nuestros años 60, en los que la dualidad cubana mantiene a una parte importante de la población

 ¿quien no recuerda imágenes como éstas de nuestra niñez?

 Las carreteras son un hervidero de vitalidad colectiva aunque eso las convierta en ciertamente peligrosas. Las paradas en los arcenes son frecuentes y no excesivamente señalizadas...
....no es extraño encontrar en los arcenes desde personas caminando, hombres a caballo o transportes con tracción animal como hemos visto en algunas fotos anteriores y siguientes:
 Las diferencias de potencias y calidades en los vehículos pueden generan situaciones como la que vemos en la foto. No obstante, no es menos cierto, que nosotros con todos nuestros medios, también tendemos a provocar situaciones similares en nuestras carreteras.


 Como vemos en estas cuatro instantáneas los arcenes de las carreteras cubanas son todo un mosaico de actividad a todos los niveles que de día, aunque peligrosos son asumibles, pero por la noche se convierten en una auténtica gincana para los conductores


 Sin duda los transportes públicos muestran con toda su crudeza la necesidad de profundizar en cambios socio-económicos que lleven el socialismo a las ciudades de este hermoso país.

 Es una necesidad real y que necesita de una auténtica revolución.
Fotos JV y Eugenia (todas se pueden ver a pantalla completa)
JV
Publicar un comentario