lunes, 1 de abril de 2013

San Estevo y la Ribera Sacra: Vivir la historia (Preludio)

 


Cuando uno llega a este lugar y a este bello enclave de la provincia de Ourense, la sensación primera es que se ha trasladado en el tiempo. Has vuelto al siglo XII donde los monasterios eran el gran referente organizativo del Norte Peninsular, los auténticos señores feudales de estas tierras. Los claustros de San Estevo te remontan a un pasado remoto donde los monjes y sus abades eran el gran poder, el referente de civilización y cultura, la esencia misma de la sociedad medieval. Hoy en este magnífico Parador uno se puede sentir trasladado a ese épico pasado lleno de intrigas y leyendas donde sus bosques de sueños te hacen rememorar ese pasado onírico.


 Si faltaba algo, el entorno natural es sencillamente inigualable con la Ribera Sacra, marcada por los cañones del Sil que dan a la zona el calificativo de inigualable, glorioso, espléndido.
 Antes de conseguir la plenitud de la belleza, existen unos aperitivos previos que claramente anticipan lo que está por venir: Verin y su espectacular castillo de Monterrei te abren el apetito con sus magníficos vinos de los siguientes platos.

 Allariz y sus encantos completan la primera parte de este viaje que nos ha sorprendido a la vez que enamorado.
 Una vez que llegamos a la Ribera Sacra, el comienzo no puede ser más sugerente: nos encontramos con un antiguo cenobio que andando el tiempo se convirtió en monasterio en medio de un marco natural incomparable que no es otro que San Pedro de Rocas, donde tumbas antropomorfas y hornacinas excavadas en la roca componen un marco para disfrutar de la historia en medio de la naturaleza.

 Sin embargo está claro que el lugar emblemático de este espacio de bellezas naturales y monasterios, es San Estevo que con sus tres claustros y su privilegiado entorno marca el punto central de este inolvidable viaje.


 Si la historia no es suficiente para el viajero, aquí puede disfrutar desde los miradores que rodean Parada de Sil de esta joya natural que son estos cañones que la diosa Juno construyó en pleno ataque de celos hacia los desmanes de su amado Júpiter.Realidad y mito se mezclan en este conjunto de imágenes que a continuación os proponemos. Ni siquiera un tiempo de perros consigue enturbiar el deleite de este lugar mágico.




 La primavera en plena eclosión da además el toque de color a nuestra interesante experiencia.
 Ribera Sacra por que este entorno lleno de biodiversidad se encuentra salpicado de monasterios como este de Santa Cristina de Ribas de Sil donde resulta fácil remontarse a un pasado lleno de historia e historias.

 La humedad da un color especial a la piedra que se llena de color y contrastes.
 Es público y notorio que el número de turistas era escaso, el tiempo no acompañaba. Ourense capeaba el temporal casi desierta de viajeros pero la crisis y la climatología no han ayudado mucho a nuestra mejor industria. Sin embargo debemos destacar que la promoción turística de todo este patrimonio es casi nula.
 Su catedral con este espléndido cimborrio es un buen reclamo para la visita a esta ciudad que como todas tiene sus encantos.
 Pese a contar con esos otros encantos, el ayuntamiento está volcado en promocionar el valor termal de la ciudad, con zonas como esta de las termas de A Bragas y este peculiar monumento que suponemos vinculado a turistas que van a Ourense a disfrutar de sus aguas termales.

 Confirma nuestra afirmación sobre la desidia hacia el patrimonio histórico-natural de las autoridades, no olvidemos que Ourense es la tierra de la dinastía Baltar (caciques, chorizos y corruptos donde los haya), el abandono en que se encuentra esta magnífica y emblemática muestra del barroco gallego que es el Monasterio de Montederramo. Por poner un ejemplo, cuando se va la luz solar no se puede visitar por qué tras una ingente inversión en su rehabilitación no han puesto ni una sola luz artificial para poder siquiera observar su retablo de gran calidad y belleza.

 El peregrino Santiago acude atónito a este increíble espectáculo desde el claustro renacentista de Montederramo que no gozó del interés de los rehabilitadores, como observamos en la primera imagen.
 El monasterio de Xunqueira de Espadañedo es un trágico ejemplo de este amor por el "ladrillo" y desprecio por la piedra y más si ésta es histórica. Cosas que pasan.
 Pese a todo la zona no deja de sorprenderte y fascinarte, en Castro Caldelas encontramos este bello castillo y además es un lugar de degustación de un dulce excepcional: la Bica que resulta difícil de olvidar.
 El viaje puede tener un final inolvidable en un paseo en catamarán por los cañones del Sil, donde la síntesis de todos los elementos clave de la Ribera Sacra se produce en la combinación de naturaleza, historia y vinos únicos que son cultivados en estas escarpadas laderas que protegen el Sil.
 Eso si, el agua se convierte en una aliada permanente que en ocasiones es una agradable compañera y en otros una permanente molestia que no te permite disfrutar en plenitud.
 Poco se puede añadir a esta imagen que creo que sitúa perfectamente de que lugar estamos hablando
 Grandes masas graníticas jalonan las riberas del Sil, rememorando la acción erosiva del río durante millones de años sobre los bloques hercinicos que se generaron en las dinámicas alpinas para ser modeladas durante el Cuaternario.

 Esa labor erosiva aún hoy la realizan las múltiples cascadas que surten al río y que desgraciadamente lo conmatan de árboles caídos y otros elementos que arrastran las corrientes y que nadie se ocupa en limpiar.

 Meandro tras meandro las vistas impactan a los que hemos tenido el privilegio de surcar estas increíbles aguas, llenas de belleza e historia natural.

Por último esta mezcla de cultivo casi heroico en estas laderas de las uvas Mencia que serán la base de los vinos de la zona. Pero también el absurdo de intentan rentabilizar con poco criterio este lugar con mini puertos como este que vemos que rompen la cascada y la forma tradicional de transporte de la uva desde las laderas al río. Esta claro que éste es el fruto de tanto incompetente ocupado de gestionar en lo que no creen lo público.

En esta primera aproximación a este singular lugar hemos intentado dar una pequeñas pinceladas de una serie de posts donde os mostraremos en detalle los encantos de esta zona única.

Fotos JV y Eugenia
JV

Publicar un comentario