lunes, 8 de abril de 2013

Tema 16: Textos, vídeos y mapas


Vídeos sobre la transición


Un polémico vídeo sobre la transición y sus consecuencias:





Enlace muy interesante con imágenes, vídeos y otros materiales de interes:

Textos:
Texto 1
Personalmente, una vez enterado de la noticia, fui a buscar a mi mujer e hijo, que habían estado en el pediatra, el doctor Peralta. Les encontré en Atocha, en la plaza que hoy ocupa el Museo de Arte Reina Sofía. Marchamos hasta casa en autobús, para seguir la evolución de los acontecimientos: algunas emisoras de radio emitían música militar. Durante el trayecto, la gente comentaba en voz baja, asombrada, el golpe de Estado. Nadie entendía que aquel hombrecillo grotesco intentara acabar con la democracia a punta de pistola. En España, pese a los intentos de liquidar el nuevo Estado democrático por parte de la extrema derecha, ETA, GRAPO, FRAP y otras organizaciones terroristas, no había condiciones sociales ni económicas para aceptar un golpe de Estado. Nadie quería volver otra vez a la siniestra, brutal dictadura franquista…
Es importante señalar que hubo un antes y un después del 23-F en la mayoría de la Prensa española. Muchos medios dejaron de jugar a justificar intentonas golpistas y comportamientos anti democráticos  Los salva patrias de siempre habían puesto en peligro, una vez más, la convivencia de los españoles. Decidieron que había que tratarles como lo que eran: terroristas. Porque iguales esfuerzos hicieron ETA y la extrema derecha para acabar con la democracia, cada organización con sus particulares excusas. Las hemerotecas están ahí para demostrarlo.
En el diario PUEBLO, nuestros jefes y jefecillos no se atrevieron a sacar una edición especial del periódico, condenando el golpe de Estado. El único periódico que salió con una edición especial fue El País. Juan Luis Cebrián y su equipo hicieron lo que los periodistas hacen en esa situación: condenar el golpe y defender la democracia.
 Frustrado el golpe de Estado, el país volvió a su “normalidad”. Profesionalmente seguimos con nuestra normalidad: sucesos, atentados, páginas dedicadas a los ovnis… y casos gravísimos, como el de la colza o aceite industrial desviado al consumo humano que provocó miles de víctimas (muertos más los afectados con lesiones graves de por vida).”
 Artículo del Diario Pueblo de Madrid, febrero de unos años después de 1981.
Tomado de: https://sekelcastillohistoriadeespana.wordpress.com/unidad-16/#comment-207

Textos 2
MENSAJE DEL REY, 22 NOVIEMBRE DE 1975
En esta hora cargada de emoción y esperanza, llena de dolor por los acontecimientos que acabamos de vivir, asumo la Corona del Reino con pleno sentido de mi responsabilidad ante el pueblo español y. de la honrosa obligación que para mí implica el cumplimiento de las Leyes y el respeto de una tradición centenaria que ahora coinciden en el Trono.
Como Rey de España, título que me confieren la tradición histórica, las Leyes Fundamentales del Reino y el mandato legítimo de los españoles, me honro en dirigiros el primer mensaje de la Corona que brota de lo más profundo de mi corazón.
Una figura excepcional entra en la Historia. El nombre de Francisco Franco será ya un jalón del acontecer español y un hito al que será imposible dejar de referirse para entender la clave de nuestra vida política contemporánea. Con respeto y gratitud quiero recordar la figura de quien durante tantos años asumió la pesada responsabilidad de conducir la gobernación del Estado. Su recuerdo constituirá para mí una exigencia de comportamiento y de lealtad para con las funciones que asumo al servicio de la Patria. Es de pueblos grandes y nobles el saber recordar a quienes dedicaron su vida al servicio de un ideal. España nunca podrá olvidar a quien como soldado y estadista ha consagrado toda la existencia a su servicio.
Yo sé bien que los españoles comprenden mis sentimientos en estos momentos. Pero el cumplimiento del deber está por encima de cualquier otra circunstancia. Esta norma me la enseñó mi padre desde niño, y ha sido una constante de mi familia, qué ha querido servir a España con todas sus fuerzas.
Hoy comienza una nueva etapa de la historia de España. Esta etapa, que hemos de recorrer juntos, se inicia en la paz, el trabajo y la prosperidad, fruto del esfuerzo común y de la decidida voluntad colectiva. La Monarquía será fiel guardián de esa herencia y procurará en todo momento mantener la más estrecha relación con el pueblo.
La institución que personifico integra a todos los españoles, y hoy, en esta hora tan trascendental, os convoco porque a todos nos incumbe por igual el deber de servir a España. Que todos entiendan con generosidad y altura de miras que nuestro futuro se basará en un efectivo consenso de concordia nacional.
El Rey es el primer español obligado a cumplir con su deber y con estos propósitos. En este momento decisivo de mi vida afirmo solemnemente que todo mi tiempo y todas las acciones de mi voluntad estarán dirigidos a cumplir con mi deber.
Pido a Dios su ayuda para acertar siempre en las difíciles decisiones que, sin duda, el destino alzará ante nosotros. Con su gracia y con el ejemplo de tantos predecesores que unificaron, pacificaron y engrandecieron a todos los pueblos de España, deseo ser capaz de actuar como moderador, como guardián del sistema constitucional y como promotor de la justicia. Que nadie tema que su causa sea olvidada; que nadie espere una ventaja o un privilegio. Juntos podremos hacerlo todo si a todos damos su justa oportunidad. Guardaré y haré guardar las leyes teniendo por norte la justicia y sabiendo que el servicio del pueblo es el fin que Justifica toda mi función. Soy plenamente consciente de que un gran pueblo como el nuestro, en pleno periodo de desarrollo cultural, de cambio generacional y de crecimiento material pide perfeccionamientos profundos. Escuchar, canalizar y estimular estas demandas es para mí un deber que acepto con decisión.
La Patria es una empresa colectiva que a todos compete. Su fortaleza y su grandeza deben de apoyarse por ello en la voluntad manifiesta de cuantos la integramos. Pero las naciones más grandes y prósperas, donde el orden, la libertad y la justicia han resplandecido mejor, son aquellas que más profundamente han sabido respetar su propia historia. La justicia es el supuesto para la libertad con dignidad, con prosperidad y con grandeza. Insistamos en la construcción de un orden justo, un orden donde tanto la actividad pública como la privada se hallen bajo la salvaguardia jurisdiccional. Un orden justo, igual para todos, permite reconocer dentro de la unidad del Reino y del Estado las peculiaridades regionales, como expresión de la diversidad de pueblos que constituyen la sagrada realidad de España. El Rey quiere serlo de todos a un tiempo y de cada uno en su cultura, en su historia y en su tradición.
Al servicio de esa gran comunidad que es España, debemos de estar la Corona, los ejércitos de la Nación, los organismos del Estado, el mundo del trabajo, los empresarios, los profesionales, las instituciones privadas y todos los ciudadanos, constituyendo su conjunto un firme entramado de deberes y derechos. Sólo así podremos sentirnos fuertes y libres al mismo tiempo.
Esta hora dinámica y cambiante exige una capacidad creadora para integrar en objetivos comunes las distintas y deseables opiniones, que dan riqueza y variedad a este pueblo español que, lleno de cualidades, se entrega generoso cuando se le convoca a una tarea realista y ambiciosa. [...]
Señores consejeros del Reino, señores procuradores, al dirigirme como Rey, desde estas Cortes, al pueblo español, pido a Dios ayuda para todos. Os prometo firmeza y prudencia. Confío en que todos sabremos cumplir la misión en la que estamos comprometidos.
Si todos permanecemos unidos, habremos ganado el futuro. ¡Viva España!

Texto 3:
EL ARTÍCULO QUE ACABÓ CON ARIAS NAVARRO
El nuevo líder español está gravemente preocupado con la resistencia de la derecha al cambio político. Creo que ya ha llegado la hora de la reforma, pero el presidente del gobierno, Carlos Arias Navarro, un residuo de los días de Franco, ha demostrado más inmovilismo que movilidad. El rey opina que Arias es un desastre sin paliativos, ya que se ha convertido en el abanderado de ese grupo de leales a Franco conocido como «El Bunker». Como consecuencia de ello se ha producido un estancamiento total entre Arias y Torcuato Fernández Miranda, el profesor de Derecho elegido por Juan Carlos para presidir las Cortes (Parlamento) y acelerar la reforma política. Desde que subió al trono, el rey ha hecho todo lo posible para convencer a Arias, y se encuentra con que el presidente, de sesenta y siete años de edad, le responde «Sí, Majestad» y no hace nada, cuando no hace lo contrario de lo que el rey quiere. Pero, a menos que Arias decida dimitir, es poco lo que Juan Carlos puede hacer para destituirle.
ARNAUD DE BORCHGRAVE, Newsweek, 26 de abril de 1976

Texto 4:
LA FORMACIÓN DEL GOBIERNO DE ADOLFO SUÁREZ
El nombramiento de Adolfo Suárez cayó efectivamente como una bomba y su explosión produjo una serie de reacciones en cadena. Pocos fueron los periódicos que se manifestaron comprensivos y algunos se declararon en contra casi con violencia; en general lo consideraron como una congelación del proceso de evolución política y en muchos casos como un claro paso atrás. [...]
En verdad Adolfo Suárez era poco conocido a nivel nacional, apenas había hecho declaraciones y puesto de manifiesto cuál era su pensamiento político, [...] sólo su discurso ante las Cortes podía servir, ante la opinión pública, como indicativo de lo que podía ser su trayectoria. Junto a esto es evidente que su edad no era la más tranquilizadora para los políticos más veteranos que intuían su amortización o su desplazamiento.
No es, por ello, extraño que, al menos en apariencia, se quedase solo. Solo con Torcuato Fernández Miranda y conmigo que, por lealtad al rey que lo había designado y por conocimiento de su actuación en el Gobierno anterior, le presté mi colaboración. Esto, no obstante, es evidente que sin ella hubiese podido formar Gobierno pues nunca faltan voluntarios para ocupar una cartera ministerial, pero creo sinceramente que con poca coherencia, salvo que se hubiese puesto en manos de los sectores más anti evolutivos  y esto no lo quiso hacer. [...]
ALFONSO OSORIO, Trayectoria política de un ministro de la Corona, 1980

Texto 5:
LEY PARA LA REFORMA POLÍTICA
Artículo 1°- 1) La democracia, en el Estado español, se basa en la supremacía de la ley, expresión de la voluntad soberana del pueblo. Los derechos fundamentales de la persona son inviolables y vinculan a todos los órganos del Estado. 2) La potestad de elaborar y aprobar las leyes reside en las Cortes. El Rey sanciona y promulga las leyes.
Artículo 2°- 1) Las Cortes se componen del Congreso de Diputados y del Senado. 2) Los diputados del Congreso serán elegidos por sufragio universal, directo y secreto de los españoles mayores de edad. 3) Los senadores serán elegidos en representación de las entidades territoriales. El Rey podrá designar para cada legislatura senadores en número no superior a la quinta parte del de los elegidos. 4) La duración del mandato de diputados y senadores será de cuatro años. 5) El Congreso y el Senado establecerán sus propios Reglamentos y elegirán sus respectivos presidentes. 6) El presidente de las Cortes y del Consejo del Reino será nombrado por el Rey.
Artículo 3°- 1) La iniciativa de reforma constitucional corresponderá: a) Al Gobierno. b) Al Congreso de Diputados. 2) Cualquier reforma constitucional requerirá la aprobación por la mayoría absoluta de los miembros del Congreso y del Senado. El Senado deliberará sobre el texto previamente aprobado por el Congreso, y si éste no fuera aceptado en sus términos, las discrepancias se someterán a una Comisión Mixta, bajo la presidencia de quien ostentara la de las Cortes, y de la que formarán parte los presidentes del Congreso y del Senado, cuatro diputados y cuatro senadores, elegidos por las respectivas Cámaras. Si esta Comisión no llegara a un acuerdo o los términos del mismo no merecieran la aprobación de una y otra Cámara, la decisión se adoptará por mayoría absoluta de los componentes de las Cortes en reunión conjunta de ambas Cámaras. 3) El Rey, antes de sancionar una Ley de Reforma Constitucional, deberá someter el proyecto a referéndum de la nación. [...]
Disposición Transitoria Primera.- El Gobierno regulará las primeras elecciones a Cortes para constituir un Congreso de 350 diputados y elegir 207 senadores, a razón de cuatro por provincia, y uno más por cada provincia insular, dos por Ceuta y dos por Melilla. Los senadores serán elegidos por sufragio universal, directo y secreto de los españoles mayores de edad que residan en el respectivo territorio. Las elecciones al Congreso se inspirarán en criterios de representación proporcional, conforme a las siguientes bases: 1) Se aplicarán dispositivos correctores para evitar fragmentaciones inconvenientes de la Cámara, a cuyo efecto se fijarán porcentajes mínimos de sufragios para acceder al Congreso. 2) La circunscripción electoral será la provincia, fijándose un número mínimo inicial de diputados para cada una de ellas. Las elecciones al Senado se inspirarán en criterios de escrutinio mayoritario. [...]
Disposición final.- La presente Ley tendrá rango de Ley Fundamental.
Diciembre de 1976

Texto 6:

PRIMER CONTACTO DEL REY CON EL PARTIDO COMUNISTA
Estuve también en Rumania; me había llamado Ceaucescu, que debía comunicarme un mensaje del rey Juan Carlos. Hice el viaje, que tenía sus complicaciones, pensando lo fácil que hubiera sido solventar la consulta en Madrid si yo no estuviera en la ilegalidad. Yo veía en ese mensaje dos aspectos contradictorios: el primero que el rey nos tenía en cuenta políticamente, lo que era positivo; el segundo, que nos pedía que pacientáramos un par de años, porque antes no sería posible nuestra legalización, mientras socialistas y demócratas-cristianos tenían asegurada la suya en lo inmediato; y esto último sí que era negativo. Mi respuesta fue neta: teníamos que ser legalizados al mismo tiempo que los demás y no después. No conozco los términos en que la transmitiría el presidente rumano, pero imagino que serían fieles a mi opinión porque, en definitiva, nuestra legalización se produjo a la par con los otros. Parece que el correo que llevó a Bucarest la misiva real fue un señor de Carvajal; no sé siél fue quien trajo de vuelta la respuesta.
  SANTIAGO CARRILLO, Memorias

Texto 7:
 PREÁMBULO DE LA CONSTITUCIÓN DE 1978
La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de: Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo.
Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular.
Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus
culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.
Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida.
Establecer una sociedad democrática avanzada, y Colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra.
En consecuencia, las Cortes aprueban y el pueblo español ratifica la siguiente Constitución.

Texto 8:

MENSAJE DEL REY ANTE EL GOLPE DEL 23-F
Al dirigirme a todos los españoles con brevedad y concisión, en las circunstancias extraordinarias que en estos momentos estamos viviendo, pido a todos la mayor serenidad y confianza, y les hago saber que he cursado a los Capitanes Generales de las regiones militares, zonas marítimas y regiones aéreas la orden siguiente: Ante la situación creada por los sucesos desarrollados en el palacio del Congreso, y para evitar cualquier posible confusión, confirmo que he ordenado a las autoridades civiles y a la Junta de Jefes deEstado Mayor que tomen las medidas necesarias para mantener el orden constitucional dentro de la legalidad vigente. Cualquier medida de carácter militar que, en su caso, hubiera de tomarse deberá contar con la aprobación de la Junta de Jefes de Estado Mayor.
La Corona, símbolo de la permanencia y unidad de la Patria, no puede tolerar en forma alguna acciones o actitudes de personas que pretendan interrumpir por la fuerza el proceso democrático que la Constitución votada por el pueblo español determinó en su día a través de referéndum.
Alocución televisada a la 1:30 horas del 24 de febrero de 1981

Agradecemos los textos reunidos por el profesor Javier Martínez del IES Mar de Aragón y por su divulgación en la red. Nuestros alumnos de la escuela pública sabrán valorar su inestimable y generoso trabajo.
JV






Publicar un comentario