domingo, 5 de enero de 2014

Ronda y Carmona, un paseo andaluz muy especial (2ª parte)


La belleza de este lugar es síntesis de dos procesos: de una parte la pertinaz labor erosiva del río Guadiaro que ha excavado este "tajo" sobre los conglomerados, las calcarenitas y las arcillas de su base creando unos bellos mallos que hoy imponen por su profundidad (más de 100 mts.); de otra la imponente obra de ingeniería del Puente Nuevo, que une en su parte más alta las dos Rondas, unidas antes por musulmanes y cristianos con sus respectivos puentes.
El resultado geomorfológico y antrópico no puede ser más bello.
 
 Ronda es una ciudad colgada sobre su Tajo, los miradores y la vituallas se comparten al borde del precipicio 
Es una ciudad cargada de historia e historias donde la simbiosis entre cristianos y musulmanes han dejado una huella sencillamente genial 
 La puerta de Felipe V, da paso a la Muralla de la Xijara para concluir con la iglesia del Espíritu Santo al fondo:

Esta iglesia da cobijo a la Puerta del Almocábar... 
..que se une con la de Carlos V, sin solución de continuidad.
Pero Ronda también son sus calles, cargadas de un arquitectura singular donde rejas y balcones unidos a ventanas le dan un aspecto singular:


Su interesante museo de la Ciudad (Palacio de Mondragón) sintetiza esa interculturalidad que nunca debimos perder.

Su barrio musulmán es también una fuente de sorpresas:
Rincones sugerentes como el Minarete de San Sebastián
 
 Unos bien conservados baños islámicos
..o la peculiar "mina" de la Casa del Rey "Moro", dónde tras una bajada de más de doscientos treinta escalones uno llega a la base del tajo para disfrutar de estas espléndidas vistas:



donde incluso se puede ver la ciudad  al revés.
Poco más se le puede pedir a esta mágica ciudad llena de ricos manjares para todos los paladares.

 Carmona es la culminación de un paseo por tierras andaluzas que supone un cierre cuando menos intenso. La impactante imagen de la iglesia de San Pedro inicia nuestra visita.
 El alcázar de la Puerta de Sevilla y la torre de la Prioral de Santa María marcan dos hitos de la ciudad.

 El Alcázar del Rey D.Pedro (en honor a Pedro I el Cruel) es otro foco de interés de la ciudad. Pese a su casi total reconstrucción para la realización del Parador Nacional conserva lienzos y cubetes de las antiguas murallas que tienen gran interés.
 Un paseo por sus calles nos permite descubrir rincones sugerentes donde poder disfrutar la ciudad.

 La Prioral de Santa María que acoge los restos de la antigua sinagoga nos muestra....
 ...éste, cuando menos peculiar, belén que utiliza tallas de la iglesia y que protegen originales leones magos.
 La puerta de Sevilla, en la antigua alcazaba islámica, muestra ese sincretismo arquitectónico-comercial tan peculiar de nuestro país.

 su original mercado de Abastos y sus calles llenas de color y sabor

Sirva esta imagen general de Carmona para concluir nuestro especial viaje.
Fotos JV y Eugenia
JV

Publicar un comentario