viernes, 19 de agosto de 2016

El Etna: la belleza geológica de un sueño cumplido

 
Subir al Etna es una de esas experiencias que no se olvidan jamás, su grandiosidad tiene mucho que ver con la belleza del silencio, con la inmensidad del vacío lleno del soberbio devenir de una naturaleza viva y tantas veces ultrajada que responde con toda su fuerza e intensidad.
El Etna con 3350 metros de altitud es un volcán activo que cuenta con más de 200 grupos de conos algunos de los cuales veremos aquí. Sus 141 episodios han puesto en jaque a esta bella isla y en 1669 sus ríos de lava rodearon Catania y cambiaron su entorno. Las erupciones se han sucedido y algunas son tan recientes como las del 2012, de la que hoy aún se ven sus marcas.
Llegar aquí es además cumplir un sueño y parafraseando a Goethe y Dumas subir al Etna es la culminación física y metafórica del viaje a Sicilia.
Apreciar este paisaje es una experiencia única que el viajero no debe perderse. Sus fumarolas activas dan un ambiente mágico al lugar y nos sitúan en su justa medida en nuestra ambición humana

Existe la posibilidad de subir a pie pero estos minibuses son una plácida alternativa
El paseo a 2900 metros es realmente un auténtico placer
Las lenguas de lava enmarcan un ambiente de la vitalidad total de este gigante natural
Aquí tenemos uno de los procesos físicos más espectaculares, la fosilización de resto de hielo en las faldas de los cráteres y también en su interior:
Belleza en estado puro. La magnificencia del vacío



Se habla de paisaje lunar, nosotros no conocemos la Luna pero si es así nos gustaría disfrutarlo
Los cráteres generan altísimas dunas que se deben patear para deleitarse con el camino
El cráter del 2012 muestra en sus colores lo cercano de la erupción, a fecha de hoy (julio 2016) sigue emitiendo gases y fumarolas:
Detalles que incluyen bloques de nieve fosilizada, impresiona

Los caminos por las largas laderas muestran toda la grandiosidad del lugar
¿es posible disfrutar más?
Uno de los cráteres del 2006 resulta realmente espectacular
La inmensidad de la nada que genera vida. La belleza de lo incógnito
La subida es asumible pero también dura. El esfuerzo compensa....
 Se puede disfrutar de estos espléndidos paisajes. Un verdadero climax de la naturaleza
Y tres mil metros más abajo, el mar
Las crestas de los conos volcánicos se suceden y muestran la inmensidad de A muntagna como la llaman los sicilianos:

Aquí estamos.
Parece que no hay duda sobre la actividad del Etna y su fuerza en movimiento
Horadando un poco el calor interno se traduce en pequeñas fumarolas. Detalle
Los paseos impresionantes pero muy fructíferos en emociones

El movimiento continúa. La creación de corteza y con ello la vida se abre paso


Y a sus pies la vida eclosiona con los famosos Crateri Silvestri y la vegetación se dispara: chumberas, bosques de castaños y nogales, pinares y bosque bajo con campos de higueras, palmeras, plátanos y cítricos. los famosos y deliciosos pistachos nutren la repostería siciliana.
También sus famosos vinos con un ligero sabor a azufre se producen en bellas bodegas como ésta..
...vigilada por el impactante Etna
Un lugar realmente interesante por su cuidada arquitectura y sus poderosos caldos.....
También conserva esta impresionante viga de prensa que delata la magia que transforma esos pequeños frutos en el Caldo de los Dioses a los pies de su morada

y aquí las estructuras que lo hacen posible
Hasta siempre A muntagna has saciado nuestras expectativas y nos has tocado el corazón.

Fotos JV y Eugenia
JV
Publicar un comentario