domingo, 28 de agosto de 2016

Casale: cultura, economía y sociedad en mosaicos.

 Esta vila tardoimperial, es Patrimonio de la Humanidad por méritos propios. Sus 3500 m2 de mosaicos son una magnífica manera de conocer la cultura, las actividades económicas de sus pobladores y también su cotidianeidad: como vivían, como jugaban, como se deleitaban con los placeres mundanos. 
Debemos situarla en el siglo III a. C pero su origen está aún hoy rodeado de una cierta polémica. ¿Es un pabellón de caza del emperador Maximiliano, integrante de la Tetrarquía, o se trata de una vila de un potentado comerciante con una gran capacidad económica fruto de sus negocios con los territorios africanos y asiáticos. Sea como fuere estamos ante la más imponente colección de mosaicos a nivel mundial y ante un relato espléndido de la vida social de los romanos que la habitaron y decoraron.
La vila es grandiosa y se encuentra en un entorno privilegiado


 Sus importantes hornos surtían las necesidades de unos grandes baños que incluyen toda sus estructuras: caldarium, tepidarium, sala de masajes, frigidariun, piscina y palestra.
 
 Estas primeras salas decoradas con cientos de bustos de animales, muestran ya la impresionante calidad de los mosaicos de la vila.

 La calidad de las cenefas y la naturalidad de los animales son muy evidentes

 
En la palestra encontramos ésta y otras referencias del circo Massimo de Roma, dónde los aurigas visten túnicas de diferentes colores que nos hablan de los distintos equipos.
  Una escena muy interesante es la representación de la dueña de la casa, bien definida, que acude con sus hijos y doncellas a las termas. El realismo se muestra en ese intento de exponer las sombras de sus pies y también nos acercan a toda la indumentaria del momento.
 Y como no las formas geométricas y florales que resultan imprescindibles en este tipo de vilas.
También todo tipo de peces pueblan los bellos mosaicos de Casale
Este mosaico denominado la Pequeña Cacería representa con todo lujo de detalles diferentes momentos de la misma:
En este detalle observamos como se persigue a caballo a los ciervos, uno de los cuales cae en un red
Aquí vemos como en el centro del mismo bajo un toldo se disponen para un banquete
En éste, un jabalí es alanceado tras herir a otro cazador
Halconeros, perreros incitando a sus canes. Otros preparando elementos de la caza completan a un cazador a caballo que acosa a una liebre que se esconde bajo los matorrales.
En la imagen central los cazadores rinden culto a la diosa de la caza Diana, encendiendo incienso. A su alrededor diferentes asistentes portan redes, llevan atados a los perros y otros les alientan. El nivel de detalle y narración es realmente exhaustivo incluye la caza como elemento de socialización de los grupos más privilegiados. También aparecen rituales vinculados a esta actividad como la encomendación a los dioses y los banquetes que se celebran dentro de esta actividad nobiliaria.
En salas menos significativas aparecen motivos geométricos y cenefas de una alta calidad de conservación y con gran precisión en su ejecución.
La lujosa sala de los amorcillos pescadores nos muestra la virtuosidad y creatividad de esta magnífica colección de mosaicos. Escenas de pesca con una clara minuciosidad en las tipologías:

En ésta aparcen en el agua con profusión taxonómica: patos, crustáceos, calamares y variados tipos de peces:

Llegamos a la Gran Cacería, un enorme pasillo de 60 metros de largo y 350 m2, terminado en ábsides. Es el más impresionante mosaico de la vila. Representa no sólo la caza de todo tipo de animales, incluidos algunos desconocidos en la zona como tigres, elefantes y rinocerontes, sino también su transporte no sólo dentro de la zona de caza sino que se muestra su traslado marítimo. Toda una referencia socio-económica que muestra el gran valor como fuente de este magnífico conjunto artístico:
Las referencias a fauna africana y asiática nos habla de posibles negocios a nivel internacional, un hecho de gran transcendencia histórica. El naturalismo es espectacular; el detalle del tigre atacando a la gacela que sangra es de un realismo impresionante.
 Esta imagen muestra la frenética actividad de caza y traslado de animales con diferentes técnicas, en cajas, en redes o subiéndoles por esta pasarela. Comprobamos como muchos de los animales son exóticos:

Observamos con que gran detalle se describe la embarcación dónde son trasladados los animales
La fauna africana aparece con todo detalle: dromedario, tigre y gacela. El naturalismo y realismo de la caza de esta suerte de bisonte es realmente espectacular, cinco hombres le sujetan y el animal se resiste con todo su ímpetu.
Esta caza del rinoceronte con perros resulta muy realista y bien documentada. También aparece como vemos un animal que podría ser un oso.
La calidad de los detalles es de un gran valor descriptivo que resulta de gran utilidad para diversos estudios, ya sean de historia social, biología u otras:
Cómo vemos el transporte de soldados y jinetes se hacía en una flota diversa y de gran envergadura
Encontramos imagenes sorprendentes como este tigre que se mira en un espejo y un ave fenix. Estamos ante imágenes únicas de compleja interpretación que dejamos abierta para quien nos pueda aportar ideas.
Pero si hay una escena representativa de los mosaicos de Casale, ésta es la que muestra las muchachas en "biquini", auténtico símbolo de la vila. La lectura tradicional es que se representa a unas jóvenes gimnastas dedicadas a la carrera, el atletismo (pesas, disco) a un juego de pelota que podría recordar al voley y con una vestimenta habitual de los atletas de la antigua Roma. También aparece una vestal que entrega una corona de laurel y una hoja como muestra de la victoria.
Esta interpretación es asumible pero nos gustaría abordarla desde una lectura de género, el papel de la mujer en Roma. Conocemos su capacidad para divorciarse y conservar su dote pero toda la historiografía habla de un papel secundario y de dependencia de los hombres que no es precisamente la imagen que traslada este panel.
Estamos ante una imagen totalmente femenina sin ninguna intervención masculina y con un mensaje de libertad y participación que cuestiona determinados roles atribuídos a las féminas romanas. Si además damos por bueno que se trata de una vila imperial, esto es vinculada al poder político, la iconografía es todavia más llamativa y al menos nos debería permitir reflexionar sobre el papel de la mujer en Roma.
Es una obra que también nos traslada canones de belleza y como no modelos de indumentaria femenina, todo un elenco de información social que podría merecer un análisis más exhaustivo:
En los detalles se reafirman la gran calidad artística de los autores y la gran naturalidad y dinamismo de las figuras. Realmente impresionante.


El análisis socio-económico de Casale no queda aquí, diversas y concretas actividades agrarias y económicas se reproducen en los paneles con una gran profusión de detalles como esos recipientes que nos pueden hablar de pesos  y cantidades producidas. Todo un lujo:
Esta prolija información nos muestra actividades agrarias y también de recolección en zonas boscosas como la del detalle:

En algunas ocasiones los alumnos me han preguntado si los niños en la época romana jugaban aquí tenemos la respuesta: no sólo a carreras con peculiares carros tirados por aves (que representan las estaciones), sino a una suerte de bolos como vemos en la parte inferior de la imagen
Estamos ante infantes de los grupos privilegiados como muestra éste que sujeta un cuerno de la abundancia que quiere subir a uno de los carros.
y claro está, teníamos a los vencedores que obtenían como recompensa la rama de olivo.
y más juegos, una suerte de patines con los que juegan con una pelota. Todo un elenco de actividades que permitirían un estudio social muy minucioso.
Los temas mitológicos se multiplican en el Triclinium, una nereida mirándose en un espejo, un héroe coronado por Zeus en un ambiente que recuerda esos temas marinos y de fauna africana.
En la imagen general los doce trabajos de Hércules, Dafne transformada en laurel para escapar de Apolo. Gigantes con serpientes como piernas son heridos por las flechas de Hércules.
En este panel, el dios del amor, Eros, lucha contra Pan. Junto a éste el juez del combate y tras los luchadores, el público que los anima. Sobre una mesa esperan los premios para el vencedor (coronas, palmas y bolsas con oro que indican las cantidades). Todo un relato para una estancia dónde los comensales se deleitan con todo tipo de divertimentos como la música, retórica y otras. Estas actividades evidentemente no erán para el común de la sociedad sino para los grupos más privilegiados cómo los poseedores de esta vila.

Posibles vicios y veleidades se combinan con las grandes disfrutes de los hombres y los dioses que participan en igualdad dentro de la mitología romana:


En esta escena Ulises y Polifemo muestran el pasaje en que el primero intenta emborrachar al cíclope  representado con tres ojos. Los mosaicos se conforman como libros en teselas que tienen un claro afan didáctico y formativo para las élites que tienen acceso a estos lugares.

Y como no cerca del dormitorio aparece esta sala con esta clara escena erótica que aparece rodeada por medallones con las cuatro estaciones. En la misma y con toda minuciosidad se ve a un joven que abraza a una muchacha semidesnuda. Ningún tema queda fuera del excelso trabajo de estos auténticos magos de las teselas.
Un paseo por una de las más grandes obras de mosaicos romanos que nos muestra en toda su extensión las vivencias y culturas romanas. Un placer que se debe disfrutar y compartir.
Fotos: JV y Eugenia
JV
Publicar un comentario