martes, 20 de octubre de 2009

Rodchenko y Popova en el Reina Sofia


Lilia Brik de Popova


Diseño textil de Rodchenko

Hoy se inagura en el Reina Sofia una magnífica exposición sobre el constructivismo ruso, con 350 trabajos de Rodchenko y Popova, realizados entre 1917 y 1929. Ambos autores son un magnífico ejemplo de un movimiento al que asociamos más a otros autores como Kandinsky, Peusner o Gabo. No obstante, estos autores son un magnífico ejemplo de este movimiento, Rodchenko más vinculado a la realización de escenografías y carteles, mientras Popova se vincula más a la pintura y sobre todo ella está más vinculada al movimiento futurista que siguió en Paris -si bien en ambos casos se alejaron el futurismo preconizado por el Marinetti que en su intento de exaltar lo moderno derivaron hacia la connivencia con la ideas fascitas-.
El constructivismo que nace de la mano de Tatlin y su propuesta para el monumento a la III Internacional de 1919, busca relacionar el arte con la "construcción" de una nueva sociedad, liberada de las ataduras burguesas, que es nueva y que pretende desvincularse de un pasado donde el arte se había ensimismado en la busqueda de lo puro, abandonando el ideal revolucionario de transformación social que debía tener la obra artísitica vinculada a la Revolución de Octubre. Los intentos fueron diversos el rayonismo de Larionov:


o el suprematismo de Malevich,

quien en tono despectivo califico como constructivista el trabajo de Rodchenko que defendía el trabajo del artísta desde una óptica utilitarista: ser un ingeniero visual.
Popova murió jovén en 1924 y Rodchenko trabajó sobre todo la fotografía, aunque tuvo mucho que ver con la implantanción del arte como disciplina academica en la URSS.
Ambos autores son representantes del Avant-garde ruso, un amplio movimiento vinculado a las vanguardias ruso-sovieticas entre 1850 y 1960, que tuvo su momento de mayor auge y creatividad en el periodo de formación del nuevo modelo de sociedad que implanto la Revolución Bolchevique 1917-1932 y que fue frenado en seco por el realismo autocrático de Stalin.
Publicar un comentario