domingo, 9 de mayo de 2010

Consuegra: molinos, castillo y otros encantos. Ermita Barroca del Cristo de la Vera Cruz

Ampliar para detalles

Esta bella iglesia barroca presenta una fachada muy interesante para comprobar algunos conceptos esenciales del arte de este período. Una fachada profusamente decorada enmascara un edificio pobre hecho en ladrillo, donde la apariencia y el afán de deslumbrar al fiel, cobran pleno sentido.
Fue construida en la segunda mitad el siglo XVIII y presenta una planta de cruz latina con una sola nave. Destaca sobre todo su fachada de mármol blanco con pilastras almohadillas sobre basamento de piedra. Este elemento además del detalle de determinados elementos de los entablamentos que hemos marcado y que sobre todo en la parte inferior recuerdan al dado bruneslleschiano, nos hablarían de una tradición constructiva de nuestro manierismomás acabado, nos recuerda al trabajo de Machuca en Granada y de Diego de Siloe en el arco triunfal de la Catedral de Granada. Ahora se busca, no respetar el canon, sino buscar movimiento a través del claroscuro, es decir se colocan varios arquitrabes uno detrás de otro, creando sombras, artículando con ello la fachada.
En el segundo piso presenta una espadaña con dos volutas laterales (aletones) y doble frontón alternado (triangular y circular), el primero partido. La cúpula del fondo es encamonada (falsa, de yeso).
En palabras del gran Vicente Camarasa es un edificio barroco muy característico de la arquitectura española de la época, aún con muchísimos rasgos manieristas y sin asimilar la curva de Bernini o Borrromini.
Dentro del edificio destaca un Cristo, patrón de la villa, cuya talla de 1944, sorprende al espectador con una figura inquietante, imberbe y cubierta por una peculiar pieza que da al conjunto una sensación equivoca. Destacar la preciosa talla de Cristo atado a la columna y la imagen románica de la Virgen.




Consuegra cuenta además con una sugerente plaza, totalmente remozada. Pero es quizás en la parte alta de la villa, la que más destaque por su imponente conjunto de molinos y su fortaleza hospitalaria a la que dedicaremos otras entradas.



De los placeres culinarios citaremos dos:


Asadillo de la huerta

Pimientos rellenos de perdiz
Todas las fotos son ampliables.
Fotos JV y Eugenia.




Publicar un comentario