jueves, 23 de diciembre de 2010

Leer, siempre.


En estas fechas de excesos en casi todo, aunque este año se anuncie más austero por aquello de la crisis, os propongo tres enlaces que abordan esta bella aventura que es leer y que podemos añadir a nuestros objetivos de tránsito del solsticio de invierno:
El primero recoge, en una interesante edición, una muy sugerente apuesta esos libros indispensables para los jóvenes, que aunque hoy suenen a trasnochados pueden sernos de gran utilidad para consolidar un muy saludable hábito:

El segundo nos habla de los soportes de la lectura, yo sigo aferrado al libro editado, pero cualquier iniciativa es buena si el objetivo es disfrutar de la vida con un buen libro o e-book entre las manos:

El tercero es quizás el más controvertido ya que plantea que no siempre la lectura sirve para la reflexión y que muchas veces los lectores se quedan en la inmediatez del dato sin profundizar en el objeto de la lectura. Yo creo que sea como fuere, leer es muy recomendable aunque no siempre cumpla la función que se busca, al menos se trabaja la costumbre y eso andando el tiempo dará sus frutos. No obstante me parece un artículo para la reflexión que resulta procedente y que suscita un debate muy atractivo:

JV
Publicar un comentario