sábado, 18 de diciembre de 2010

También la lluvia, una película con apuesta didáctica


El pasado lunes día 13, tuve el placer de ser invitado al preestreno de esta magnífica película que además de ser nuestra representante allende los mares para eventos más comerciales, se ha insertado en una propuesta didáctica que busca profundizar en esta labor que llevamos trabajando muchos años: cine y educación, para ello tienen una bitácora donde recogen la propuesta que os invito a visitar:
Como ya manifestó hace años el historiador M. Ferro, el cine tiene dos vertientes didácticas muy importantes: "la lectura histórica de la película" (el cine como fuente histórica) y la "lectura cinematográfica de la historia" (el cine histórico). Esta película se inscribe más en mi opinión, en el primer enfoque, el cine como fuente. Su planteamiento intenta vincular dos hechos históricos: el Descubrimiento de América y la Guerra del Agua acaecida en el año 2000, en la ciudad boliviana de Cochabamba. Esta vinculación puede leerse desde lo que algunos trabajamos como la globalización histórica, es decir, como desde el siglo XV, se ha buscado unificar realidades culturales muy distintas promoviendo la uniformidad pero sin contar con los protagonistas del proceso: los indígenas o personas que pueblan los lugares a globalizar.
Colón y los españoles intentaron adecuar las Indias a una cultura y una realidad social que ellos creían perfecta en su Castilla originaria y por otro lado el Banco Mundial vio en la privatizacion del agua de la tercera ciudad de Bolivia, una vía para aliviar la Deuda que irracionales gobiernos apoyados por Occidente habían generado, empobreciendo aún más a los pobladores de esta ciudad.  En esto la película muestra hechos paralelos que son de gran utilidad para ver que la historia no siempre es asimilada como una vía para no cometer los atropellos que los ancestros infringieron desde un menor conocimiento, pero claro no siempre la educación se utiliza para formar, sino muchas veces es utilizada para aprovechar, eso que la inteligencia práctica, llama oportunidades (la figura del productor Costa, es paradigmática para entender lo que queremos decir).
También en los hechos de Cochabamba, aparecen unos padres Montesinos y Bartolomé de las Casas, que conociendo los problemas desde dentro se dan cuenta de las atrocidades y la injusticia, aquí la evolución del productor Costa y del director Sebastián son un reflejo de ese tránsito de hombres que una vez se implican en la realidad de los pueblos conquistados toman conciencia de lo injusto de su planteamiento inicial.
En definitiva se trata de una película bien diseñada y con un transfondo de análisis de realidades históricas inscritas en una historia dinámica y con una estructura narrátiva muy sugerente. Os animo a disfrutarla, seguro que os gustará.
Publicar un comentario