viernes, 7 de junio de 2013

Marina d´Or en Castellón, una experiencia contradictoria

 Está claro que si hace sólo unos meses me hubieran dicho que me gustaría y me lo pasaría genial en un viaje  a este "peculiar" lugar, sencillamente hubiera dicho que para nada. Pero es lo que tiene la vida que está llega de enseñanzas y siempre se está aprendiendo, yo he aprendido que los lugares muchas veces no son lo importante sino las personas con las que compartes ese viaje y las sensaciones que te transmiten, esas personas que te hacen sentirte realmente bien. Es por ello, que no puedo por menos que agradecer a mis preciosos sobrinos, a mi compañera y a todos los miembros de la Mastofamilia su compañía y su inolvidable sensación de bienestar y buen rollo que me han transmitido en los días que hemos compartido.
 La vista diurna y nocturna no prometían grandes sensaciones pero las cosas cambiaron muy rápidamente...

 El paseo por este curioso parque me hizo ver este lugar de otra manera pese a sus peculiaridades.

Esta magnífica luna termino de hacer que la noche se tornara muy agradable y casi mágica.

 El reflejo sobre el agua nos hizo disfrutar de esta zona y apreciar sus encantos. Creo que las imágenes hablan por si mismas.



 Estos interesantes pliegues que sirven de entorno a este curioso paraje nos sirvieron para poder disfrutar algo más de esta zona que tiene como casi todo lugar sus encantos.


 Esto es, no obstante Marina d´Or, un lugar pensado para gente que tiene inquietudes diferentes a las que yo busco en mis viajes, pero depende de cómo y con quién se puede hasta disfrutar.
 La carretera también nos permitió disfrutar de un paisaje en eclosión de colores y formas que nos sedujeron y acompañaron como fieles amigos de viaje.

 Es evidente que estamos ante un año que dará magníficos frutos y que nos ha reportado un crisol de colores que resultará inolvidable.
Fotos JV y Eugenia
JV
Publicar un comentario