sábado, 3 de abril de 2010

Leyre, la cuna de Navarra.

Desde hace años Leyre siempre me pareció un sitio mágico. Su referencia era constante en mis estudios junto con San Juan de la Peña. Los orígenes de Navarra y su consolidación, en el siglo XI, como uno de los grandes proyectos europeos de unificación monárquica de la mano de Sancho III el Mayor, que algunos historiadores han comparado con el proyecto de los Otónidas, tenían aquí su fundamento territorial y áulico. Leyre es también punto de paso del Camino de Santiago y quizás sea esta entrada de influencias francesas la que marcaría, tan definitivamente, el devenir histórico de este reino peninsular.
Pero Leyre es también el nombre de muchas chicas, pero en especial el de la hija de un gran amigo que no dudó en ponerla este bello nombre tras conocer este singular lugar, así cada vez que lo pronuncian recuerdo unos preciosos ojos que he visto crecer mientras yo, como dicen los mayores iba para atrás.
Si éstas eran las expectativas, se vieron colmadas con una visita que he tardado mucho en hacer, por que si maravilloso es el monasterio, no le va a la zaga su entorno con el Embalse de Yesa, el Canal del Berdún o la Sierra de Leyre protegida allá al fondo por los Pirineos y que es la foto que da entrada al Blog.
Os propongo unas imágenes para que disfrutéis de este lugar único.

Un entorno único, con los Montes de San Juan, el Embalse y el Canal
La Sierra protegiendo el Monasterio al norte.
Cabecera tripartita y torre, esta imagen sugiere su primitivos orígenes.¿No os recuerda otro lugar?
Pasado y presente, un estupendo hotel permite disfrutar hoy del lugar.
La Porta Speciosa
Que nos muestra imagenes de turbadas mujeres y pecadores que cargan con su culpa por toda la eternidad petrea:
Almas arrepentidas que quieren romper sus cadenas
El principio y el fin, o quizás los astros
y bellos capiteles
En el interior la quietud y pesadez del románico se aligera con los plementos y nervios góticos:
La cripta es uno de esos tesoros que nos hacen entender por qué algunos confundieron el románico, con el arte romano y donde podemos admirar sus bellos capiteles labrados sobre la arenisca compuesta de cuarzo:
En conclusión un bello nombre para un inolvidable lugar.
Fotos JV y Eugenia, como siempre son ampliables.
Publicar un comentario