lunes, 14 de septiembre de 2009

San Martiño de Mondoñedo, diferentes formas de valorar el arte.

Me gustaría hoy mostraros algunas imágenes de la Basílica de San Martiño de Mondoñedo, perteneciente al concejo de Foz en Lugo. Sobre esta iglesia se sabe bastante: fue sede episcopal entre 870 y 1112, lo que implica que se trata de la catedral más antigua que aún se conserva en España. Su construcción actual se puede fechar entre los siglos IX y XII, aunque quedan vestigios del siglo VI, como la pila bautismal sobre capitel visigodo que incluimos:
Una de las más importantes joyas que alberga este templo es retablo pétreo o antipendium, cuya iconografía ha sido ampliamente estudiada aunque se mantienen discrepancias en cuanto a su interpretación ver:
No menos interesantes resultan sus pinturas que abarcan un amplio abanico cronológico como podéis valorar en las siguientes imagenes:
La basilica presenta restos de diferentes períodos históricos que abarcan desde la época visigoda al románico: con fachadas como la norte de un gran interés: como prueba un crismon excepcional, un peculiar Agnus Dei y la mezcla de capiteles y columnas de distintos momentos históricos.
Su estructura interna, con planta basílica, dividida en tres naves con un crucero, rematadas en tres ábsides semicirculares, también presenta alguna controversia. ¿Cuál es el motivo de los contrafuertes exteriores?, en algunos documentos se habla de un desplome de la misma que obligó a su apuntalamiento, pero los lugareños afirman que esto nunca sucedió. Mostramos una imagen de su estructura interna que resulta al menos peculiar:
Sus capiteles muestran una gran variedad en la iconografía con detalles realmente interesantes donde temas biblicos y menos espirituales se dan la mano: 
 
Es precisamente en estos temas menos espirituales donde la lectura de las imágenes cambia. Se habla genéricamente de la lujuria, sin entrar a valorar su implicación en el estudio de la sociedad del momento e incluso se habla de que los canecillos hablan de temas diversos sin abordar exactamente su temática que parece bastante explícita.
Se plantea con ello una reflexión sobre este tipo de escultura que ya abordamos en un post anterior:
Sobre aquella reflexión me gustaría añadir que cuando hoy en día hablamos de sociedades donde la sexualidad se aborda de forma abierta estamos ante sociedades avanzadas. Pese a ello un halo de oscuridad y tiempos de barbarie se extienden sobre el medioevo, olvidando la belleza de su iconografía religiosa en el más amplio sentido de la palabra, situando la moral de aquella iglesia bastante alejada de planteamiento más “modernos”, defendidos hoy, por los que supuestamente son los continuadores de aquellos que construyeron estos magníficos y afortunadamente elocuentes monumentos que nos permiten mirar el arte de otra manera: libros en piedra que evidencian un tipo de sociedad quizás diferente de los estereotipos establecidos
Publicar un comentario