miércoles, 31 de julio de 2013

Las Cuevas de Valporquero, una exquisitez de la Montaña Leonesa

Os invitamos a conocer con nosotros este bocatto di cardinale de la Montaña Leonesa, en un recorrido visual, esperamos que os guste.
El pueblo que da nombre a estas cuevas, se encuentra en un entorno privilegiado dentro de la Cantábrica Leonesa.

 El plano de la cueva puede ayudar a entender su magnitud y calidad.
 La entrada a la Cueva y las primeras galerías muestran un espacio realmente espectacular

 Las majestuosas cortinas cubren en su totalidad el techo de las cavidades.
 Una rugosidad voluptuosa acompaña el recorrido

 Los efectos de los focos y las entradas de aire dan ese color verdoso que en algunas zonas se convierten en zonas de musgo. Pese a ello la paleta cromática es singular y muy atractiva.

 Salas grandiosas enamoran la retina del visitante
 Las estalagmitas buscan el techo mientras las estalactitas salen a su encuentro.
 
 Espeleotemas(depósito de minerales que se forman por precipitación química) en plena formación, la emoción de la naturaleza en movimiento
 Luces, sombras e increíbles formaciones sugieren composiciones mentales a los visitantes. Lo más importante es que cada uno imagina unas formas distintas. Son como un libro cada uno define la imagen de los paisajes y a sus protagonistas.

 El mineral de carbón generan estos clavos que quieren huir del techo.
 sugerentes y sugestivas formas pueblan los suelos y cornisas de este espléndido lugar

 La "Gran Vía" nos muestran un espacio de 300 metros lleno de sorpresas y curiosidades.....
 ....como estas grandes losas que se superponen unas a otras en estratos como los que apreciamos aquí.
 
 Una gran galería que muestra la grandiosidad de este lugar 

 Formas abiertas a la interpretación, luces y sombras con una amplia gama de colores cubren profusas galerías que proponen lecturas diversas al visitante 
 


 La belleza de lo inestable, lo inquietante de la fragilidad.....
 ....frente a la contundencia de lo consolidado
Si nos faltaba algo también cuenta con pequeñas excéntricas para cerrar el abanico de espeleotemas.
Nos vamos, pero con un hasta siempre.
Fotos JV y Eugenia
JV

Publicar un comentario