viernes, 5 de julio de 2013

Relato de un náufrago, el primero de Gabo

El verano tiene estas ventajas, el poder dedicar tiempo a lecturas que tenías pendientes y que ahora se pueden concretar. Este libro en palabras de Gabriel García Márquez "Mi libro preferido y el primero que escribí". Yo he navegado mucho por su obra y nunca olvidaré Macondo y a los Buendía, pero este relato del joven periodista de El Espectador de Bogotá te mantiene tenso y expectante sobre el desenlace final que tendrá la aventura. Es cierto que es un relato breve pero a las cinco piensas en la llegada de los tiburones y en las reflexiones que Luis Alejandro Velasco hace sobre la amistad, la vida, la muerte y el devenir personal de una persona en un momento crítico en la vida. Llega un momento que afirma.. "Hay un instante en que ya no se siente dolor. la sensibilidad desaparece y la razón empieza a embotarse hasta cuando se pierde la noción del tiempo y del espacio".
La vida muchas veces se antoja caprichosa y en cuestión de minutos todas tus certezas se convierten en incertidumbres y en dudas sobre hacia donde virará la proa de tu existencia. Es por ello que debemos pensar en la cierta singladura que nos acontece cada mañana y disfrutar los pequeños momentos que muchas veces no sabemos si volverán. De esta manera seremos héroes como Alejandro Velasco quien lo define como que "en su caso el heroísmo...consiste exclusivamente en no haberme dejado morir de hambre y sed durante diez días". Estas son en muchas ocasiones las grandes gestas que debemos recordar, la de aquellos pequeños triunfos que muchas veces nos satisfacen un instante y no más.

JV
Publicar un comentario