jueves, 30 de julio de 2009

Desde Neila a Picos de Urbión: entre pinares y lagunas

Vistas de Picos de Urbión desde Lagunas de Neila
En la estribaciones burgalesas de la Sierra de la Demanda, se encuentra un enclave idílico -las Lagunas de Neila- que marca el inicio de este viaje que nos llevará, entre grandes masas forestales, hasta otra zona de gran belleza: La Laguna Negra, donde no sin controversias locales, se encuentran las fuentes del Duero al abrigo del Pico de Urbión en las primeras cotas de la Sierra de la Cebollera, en esas tierras sorianas que con tanto acierto cantó Machado. El primer hecho destacable es que aquí nacen y confluyen el nacimiento de ríos (Duero, Najerilla) con un sabor histórico de frontera, de ocupación primigenia del espacio por esos pobladores que organizaron el territorio desde nuevos esquemas, en los cuales, el paradigma cristiano-feudal juega un papel destacado.
Eclosión natural y tradición historia grabada en la roca confluyen en esta zona que invita al visitante a tomar conciencia de la importancia de preservar el medio natural. Aquí lo han conservado mediante criterios de explotación sostenible del bosque que hunde sus raíces en la comunidades medievales.
Un magnífico ejemplo de esta síntesis lo constituye la Necrópolis de Cuyacabras. Dentro de un magnífico entorno que combina pinos y robles, podemos encontrar 180 tumbas antropomorfas, de bañera y en nichos con una cronología que va del s. IX al XI, vinculadas a zonas de habitación que tendrán continuidad hasta el siglo XIII.
Entorno de Cuyacabras
Tumbas antropomorfas y en "bañera"
El eremitorio de la Cueva de San Andrés, a poca distancia y con cronología del siglo X, pone en entredicho esa teoría, aún hoy reflejada en los libros de texto de una supuesta despoblación del valle del Duero, insistiendo con ello en conceptos desfasados históricamente como: Repoblación y Reconquista. Existió una renovación y una nueva organización social de un espacio ocupado, como resulta evidente, desde nuevos criterios que aún hoy suenan extraños, pero que lo son: feudales, los cuales van a jerarquizar las bases de articulación comunal preexistentes tras la desestructuración de los centros de poder islámicos.
Tumbas en nichos

Este tipo de enterramientos se repiten en Regumiel de la Sierra donde las tumbas excavadas se reparten a los pies del actual templo, hecho que habla de continuidad histórica de un santa sanctórum, en este lugar. Esta tipología se repite en La Cerca, próxima a la cual se conservan restos de dinosaurios de una edad próxima a los 160 millones de años, los restos de tumbas similares, en Duruelo de la Sierra, refuerzan la idea de una continuidad habitacional en toda la serie histórica, como antes sosteníamos.

Continuamos el camino en Neila -etimológicamente corriente de agua-, este lugar estuvo habitado ya en tiempos ibéricos, con una continuidad en las épocas romanas y visigodas de las que aún hoy quedan vestigios. La historia y la leyenda se relacionan al vincular a los Siete Infantes de Lara con Neila, a través de la muerte de Doña Lambra, acaecida en las Lagunas. Los blasones de la Casa de Los Márquez, los Gonzalez de Prado y los Cuesta nos hablan de una historia vinculada a la transhumancia ganadera como motor económico de la mano del Concejo de la Mesta .

Las iglesias de S. Miguel (siglo XI -1087?) y la de Santa Maria con su bello rollo, definen junto con el nacimiento del Najarilla, una preciosa villa que merece una visita tranquila.

Ábside de S. Miguel

Iglesia de Santa María, a la derecha el rollo

Nacimiento del Río Najarilla

De las lagunas de Neila, creadas por la erosión glaciar, las imágenes hablan por si mismas:

Ya estamos a 1900 mts, este el paisaje que nos recibe

La laguna de la Cascada

Laguna Larga (1900 mts.)

Laguna Negra de Neila (1915 mts.)

Laguna Patos (1880 mts.)

Laguna Brava (1850 mts)

Seguimos camino, pasamos por Covaleda, Molinos de Duero con esplendidas vistas sobre el río que le da nombre, zonas agradables y tranquilas en las orillas, animan al paseo e incluso a un pequeño baño. Y llegamos a Vinuesa, donde nos alojamos en el Hostal Urbión, un lugar agradable y recomendable donde pasar una noche, con una cocina muy aceptable y gente realmente acogedora y amante de su tierra.

El encanto de Vinuesa ya fue destacado por reyes de la familia Trastamara como Juan I y Juan II, quienes pasaban en él largas temporadas dedicados a la caza y el reposo. Quizás este sea el motivo de su sobrenombre como Corte de Pinares. El esplendor de muchas de sus casas, se vincula al comercio de lana y al aprovechamiento maderero desde épocas históricas. En su coqueta iglesía parroquial del siglo XVI, donde podemos admirar una bella talla románica de la Virgen del Pino, que es posible situar en el siglo XIII.

Vista general de calle principal de Vinuesa

Casas señoriales en Vinuesa

Detalle Virgen del Pino en Vinuesa

La última estación guarda el sabor evocador y legendario de los grandes lugares esos que siempre quedan en la memoria, como un regalo de la naturaleza. Laguna Negra tiene algo de mágico de referencia ensoñadora a la que cantó Antonio Machado en su poema "La tierra de Alvargonzález" con estrofas como la siguiente:

"Agua transparente y muda

que enorme muro de piedra, donde los buitres anidan

y el eco duerme, rodea;

agua clara donde beben las águilas de la sierra

donde el jabalí del monte

y el ciervo y el corzo abrevan;

agua pura y silenciosa

que copias cosas eternas;

agua impasible que guarda en su seno las estrellas"

Laguna negra

Mi colega Nico, disfrutando del momento

Además la larga subida hasta estos 1900 mts de altitud, te deleita con una magnífica sinfonia de tonalidades de verde, desde el del haya que se esconde bajo la cubierta protectora del pino albar, mezclado con aquel rojo del serbal de cazadores, un temblón alamo que lo resalta aún más en contraste con el blanco tronco del abedul que vigila las orillas protegiendo el habitat de duro roble. Cuanta belleza:

En el Embalse de la Cuerda del Pozo, decimos hasta luego a esta apasionante tierra, dejando para más adelante contaros alguna otra etapa por estos caminos burgales y sorianos, que unen naturaleza e historia.

Publicar un comentario