lunes, 20 de julio de 2009

From Hell, Alan Moore & Eddie Campbell

Tomada de http://www.guiadelcomic.com/comics/from_hell.htm
Desde el infierno de la teorías sobre la dimensionalidad espacial y temporal, mezclado con teorías masónicas, cuando menos curiosas. Todo ello condimentado en una sociedad victoriana, llena de corruptelas, medias verdades y doble moral. Nos llega este libro que me cuesta calificar.
En primer lugar es mi primer encuentro serio con un cómic de nivel. Parece ser que Alan Moore esta considerado el mejor escritor de cómics de la historia.
En segundo lugar una critica incisiva contra lo que el llama en su apéndice II "Dance of the gull catchers", que podríamos traducir como el baile de los impostores (pág. 597), en el sentido de que ningún autor ha tratado con el rigor debido el tema, hasta el Sr. Knight, que parece haber puesto luz, en el manido tema de Jack el Destripador: eje principal de este denso libro que intenta ser una edición critica de todo lo escrito y investigado entorno a este personaje. Alan Moore concluye que "Jack no es Gull, o Druitt. Jack es una superposición": de diversos y variados personajes que han seguido sus pasos o han intentado entender quien y por qué cometió las atrocidades del otoño de 1888.
He leído la segunda edición de la obra completa publicada en la Colección Trazado de Planeta Agostini, en 2003. El dibujo de otro grande: Eddie Campbell, tiene momentos sublimes con cuadros como el de William Blake "Fantasma de una Pulga" o el referido a la critica médica con la reproducción "The Reward of Cruelty (La recompensa de la crueldad) de William Hogarth.
El texto es bastante dinámico, aunque lo comentarios en mi opinión algo excesivos, parecen intentar demostrar que el autor se ha leído absolutamente todas las obras referentes al tema. Se incluyen profusos comentarios, alguno excesivamente coloquial: como aquel donde el autor invita a los lectores, a limpiar su casa, por qué tiene muchos libros sobre el Destripador apilados y no encuentra una referencia (comentario pág.321)
Podríamos definir el libro como seductor e inquietante. Te atrapa para continuar el relato, buscando un final que resulta algo folclórico utilizando un adjetivo que en reiteradas ocasiones utiliza el autor.
En conclusión un libro que nos sitúa a Willian Gull, como un médico masón que se dedica a "operar" prostitutas en WhiteChapel, actuando por las sugerencias del la Reina Victoria que quiere evitar que salga a la luz una veleidad del príncipe heredero que otorgaría un bastardo a la corona inglesa. Esta narración central se enmarca en una descripción exhaustiva y muy bien dibujada del Londres de finales del XIX(esencialmente el capítulo IV), con referencias esotéricas por todas partes(ritos paganos en S. Pablo, vid. comentarios págs. 120-121, historias sobre la Atlántida que se vincula con los Cheyenes, u otra que relaciona Stonehenge con los arquitectos nómadas de Micenas). Asesinatos rituales de mujeres que se apoyan en un viejo mito de lucha entre sexos: entre Diana y Apolo, en el que el Sr. Gull se erige en ejecutor de la victoria del Sol sobre la Luna (con la obtención de determinados órganos).
En definitiva un libro sorprendente y curioso que hará las delicias de los amantes del cómic, con una pizca de afición al esoterismo que se mueve en esa linea tenue que a veces separa la historia de la mitología ( no faltan alusiones por tanto a la "La Diosa Blanca" de Robert Graves). Una obra sobre todo estética que plasma, en magníficas pinceladas de negro sobre blanco, una historia difusa y controvertida.
Publicar un comentario